TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — Una maestra que caminaba en una playa de Canadá a mediados de agosto descubrió un fósil que podría tener 300 millones de años de antigüedad.

Lisa Cormier, una maestra de secundaria que caminaba en la playa de Cape Egmont al oeste de Prince Edward Island realizó un hallazgo único el lunes, 22 de agosto.

“Vi algo que pensé que era una raíz”, dijo Cormier al medio canadiense CBC. “Y cuando lo vi más de cerca, me di cuenta que eran costillas”.

Cormier tomó fotos de su descubrimiento para compartirlas con su familia. Su suegra, se las envió a Laura McNeill de Prehistoric Island Tours, que a su vez las compartió en la cuenta de Facebook de la compañía de recorridos. Fue McNeill la que se encargó de contactar a especialistas en la materia para proceder con la identificación del hallazgo.

“Lisa Cormier y su suegra me contactaron el fin de semana pasado con una foto preguntándome si se trataba de un esqueleto”, dice la publicación de Facebook de Prehistoric Island Tours. “Cuando vi la imagen no podía creer lo que veía: una criatura de 300 millones de años”.

El Dr. John Calder y un equipo de arqueología local fueron contactados para poder recolectar el fósil, tarea que tardó cinco horas y media, según la publicación de McNeill, a través de la cuenta de Prehistoric Island Tours.

Según CBC, el Dr. Calder dijo que el fósil parece ser del final del periodo Carbonífero y principios del periodo Pérmico, lo que significa que el fósil podría ser de hace 300 millones de años atrás.

Calder describió el descubrimiento como uno “extremadamente raro”, según CBC.

Si bien el fósil no ha sido aún identificado, según Calder, podría ser un reptil o, por lo menos, un pariente muy cercano.

“Este podría ser un fósil único en el árbol de la vida… de la evolución de los anfibios a reptiles, a mamíferos, a nosotros”, detalló Calder al medio canadiense.

El científico también dijo que podría pasar un año para determinar la identidad del fósil, ya que pocos especímenes provenientes de ese periodo han sido descubiertos.

A finales de agosto, el personal de Parks Canada trasladó cuidadosamente el fósil de su sitio de descubrimiento a una instalación de Greenwich que ha estado actuando como una especie de depósito paleontológico.

“Pensar que encontré algo que podría tener 300 millones de años, es increíble”, dijo la maestra a CBC.