LONDRES (AP) — Exploradores e historiadores le cuentan al mundo sobre el descubrimiento de los restos de un barco de guerra real que se hundió en 1682 mientras transportaba a un futuro rey de Inglaterra, Irlanda y Escocia.

El HMS Gloucester, que viajaba desde el sur de Inglaterra hasta Escocia, encalló mientras navegaba por bancos de arena frente a la ciudad de Great Yarmouth, en la costa este de Inglaterra. Se hundió en una hora, matando a entre 130 y 250 tripulantes y pasajeros.

James Stuart, el hijo del rey Carlos I, sobrevivió. Luego pasó a reinar como el rey James II de Inglaterra e Irlanda, y como James VII de Escocia desde 1685 hasta 1688, cuando fue depuesto por la Revolución Gloriosa.

Los restos del Gloucester fueron encontrados en 2007 por los hermanos Julian y Lincoln Barnwell y otros después de una búsqueda de cuatro años. Fue identificado firmemente en 2012 con el descubrimiento de la campana del barco.

El descubrimiento solo se hizo público el viernes debido al tiempo que tomó confirmar la identidad del barco y la necesidad de proteger el sitio histórico.

Claire Jowitt, experta en historia marítima de la Universidad de East Anglia, dijo que el naufragio fue “uno de los ‘casi’ momentos importantes en la historia de Inglaterra”. El hundimiento del Gloucester estuvo a punto de provocar la muerte del heredero católico al trono protestante en un momento de gran tensión política y religiosa en Gran Bretaña.

“Si hubiera muerto, como resultado habríamos tenido una historia británica y europea muy diferente”, dijo Jowitt.

“Creo que esta es una cápsula del tiempo que ofrece la oportunidad de descubrir mucho sobre la vida en un barco del siglo XVII. La naturaleza real del barco es absolutamente increíble y única”, agregó.

Ella cree que el naufragio es el descubrimiento marítimo más importante desde el Mary Rose, el buque de guerra de la armada Tudor del rey Enrique VIII. El Mary Rose volcó con una tripulación de alrededor de 500 en 1545 en el Solent, un estrecho entre la Isla de Wight y el continente británico. Una gran operación de rescate lo devolvió a la superficie en 1982.

No hay planes actuales para levantar los restos del naufragio del Gloucester porque gran parte está enterrado bajo la arena.

“Acabamos de tocar la punta de un iceberg”, dijo Julian Barnwell.

Los artefactos rescatados del naufragio incluyen ropa, zapatos, equipo de navegación y muchas botellas de vino. Una botella lleva un sello con el escudo de armas de la familia Legge, los antepasados de George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos. El escudo fue un precursor de la bandera de las barras y estrellas.

Se planea una exposición para la próxima primavera en el Museo y Galería de Arte del Castillo de Norwich para mostrar los hallazgos del naufragio y compartir la investigación en curso.