SAN JOSÉ, Costa Rica (AP) — Se teme que seis personas, entre ellas aparentemente el empresario alemán detrás de Gold’s Gym, hayan muerto el sábado después de que una avioneta se estrellara en el Caribe frente a la costa de Costa Rica.

Se creía que los cinco pasajeros eran ciudadanos alemanes, dijo el ministro de Seguridad, Jorge Torres. El piloto del avión era suizo. Al menos otro de los que iban a bordo del avión parecía ser pariente de Schaller.

Las autoridades costarricenses dijeron que piezas del avión bimotor turbohélice fueron encontradas en el agua el sábado, luego de que el vuelo desapareciera el viernes.

Un plan de vuelo presentado para el pequeño avión chárter incluía a Rainer Schaller como pasajero. Un hombre con el mismo nombre dirige cadenas internacionales de establecimientos de fitness y gimnasios, incluidos Gold’s Gym y McFit. Al menos otro de los que iban a bordo del avión parecía ser pariente de Schaller, pero las autoridades no confirmaron de inmediato la relación.

Martín Arias, viceministro de seguridad de Costa Rica, dijo que aún no se habían encontrado cuerpos en el sitio, a unos 28 kilómetros (17 millas) de la costa desde el aeropuerto de Limón.

“Se han encontrado piezas que indican que esta es la aeronave”, dijo Arias. “Hasta ahora no hemos encontrado ningún cuerpo vivo o muerto”.

El avión era un Piaggio P180 Avanti de nueve asientos de fabricación italiana, conocido por su perfil distintivo.

El avión desapareció del radar cuando se dirigía a Limón, una ciudad turística en la costa.

El ministro de seguridad dijo que el vuelo había salido de México.

“Alrededor de las seis de la tarde recibimos una alerta sobre un vuelo que venía de México al aeropuerto de Limón, con cinco pasajeros alemanes”, dijo Torres. Inmediatamente se inició una búsqueda, pero se suspendió temporalmente debido al mal tiempo.

Rainer Schaller figura como “Fundador, Propietario y Director Ejecutivo del Grupo RSG”, un conglomerado de 21 marcas de fitness, estilo de vida y moda que opera en 48 países y cuenta con 41.000 empleados, ya sea directamente o a través de franquicias.

Schaller estuvo en las noticias en 2010 por su papel como organizador del festival techno Berlin Love Parade. Una aglomeración en el evento mató a 21 personas e hirió a más de 500. Las autoridades en ese momento dijeron que la seguridad de Schaller no pudo detener el flujo de personas hacia un túnel cuando la situación ya era tensa en la entrada del recinto del festival.

Schaller luchó contra las acusaciones de irregularidades y señaló que su concepto de seguridad recibió la aprobación oficial de la ciudad.