KYIV, Ucrania (AP) — Rusia y Ucrania intercambiaron acusaciones el lunes de que ambas partes están bombardeando la planta de energía nuclear más grande de Europa, en el sur de Ucrania. Rusia afirmó que los bombardeos ucranianos provocaron una subida de tensión y un incendio, y obligaron al personal a reducir la producción de dos reactores, mientras que Ucrania culpó a las tropas rusas de almacenar armas allí.

Los expertos nucleares han advertido que un mayor bombardeo de la central nuclear de Zaporizhzhia, que fue capturada por Rusia a principios de la guerra, está plagado de peligros. El Kremlin se hizo eco de esa declaración el lunes, alegando que los bombardeos ucranianos podrían tener consecuencias “catastróficas” para Europa.

El portavoz de la inteligencia militar de Ucrania, Andriy Yusov, respondió que las fuerzas rusas colocaron explosivos en la planta para evitar una contraofensiva ucraniana esperada en la región. Anteriormente, funcionarios ucranianos dijeron que Rusia está lanzando ataques desde la planta y utilizando a los trabajadores ucranianos como escudos humanos.

In this handout photo taken from video and released by Russian Defense Ministry Press Service on Sunday, Aug. 7, 2022, a general view of the Zaporizhzhia Nuclear Power Station in territory under Russian military control, southeastern Ukraine. The Russian military said that Ukrainian shelling of the Zaporizhzhia nuclear plant on Sunday caused a power surge and fire and forced staff to lower output from two reactors. (Russian Defense Ministry Press Service via AP)

Rafael Grossi, director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, advirtió que la forma en que las fuerzas rusas estaban administrando la planta y los combates que se desarrollaban a su alrededor plantean graves riesgos para la salud y el medio ambiente.

Sin embargo, un experto en materiales nucleares del Imperial College London dijo que el reactor de Zaporizhzhia es moderno y está alojado dentro de un edificio de acero y hormigón fuertemente reforzado diseñado para proteger contra desastres.

“Como tal, no creo que haya una alta probabilidad de que se rompa el edificio de contención, incluso si fue golpeado accidentalmente por un proyectil explosivo, y es aún menos probable que el reactor en sí pueda resultar dañado por eso”, dijo Mark Wenman en el Futuros de energía nuclear de la universidad.

También dijo que los tanques de combustible gastado, donde supuestamente impactaron los proyectiles, son fuertes y probablemente no contienen mucho combustible gastado.

“Aunque pueda parecer preocupante, y cualquier combate en un sitio nuclear sería ilegal de acuerdo con el derecho internacional, la probabilidad de una liberación nuclear grave aún es pequeña”, dijo.

Antes del bombardeo del domingo, la planta nuclear también fue atacada la semana pasada. El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el teniente general Igor Konashenkov, dijo el lunes que el ataque ucraniano del domingo provocó un aumento de energía y humo en su instalación de interruptores, lo que provocó un cierre de emergencia. Los equipos de bomberos extinguieron las llamas y el personal de la planta redujo la potencia de los reactores No. 5 y No. 6 a 500 megavatios, dijo.

In this handout photo taken from video and released by Russian Defense Ministry Press Service on Sunday, Aug. 7, 2022, A rocket fragment after shelling is seen near the Zaporizhzhia Nuclear Power Station in territory under Russian military control, southeastern Ukraine. The Russian military said that Ukrainian shelling of the Zaporizhzhia nuclear plant on Sunday caused a power surge and fire and forced staff to lower output from two reactors. (Russian Defense Ministry Press Service via AP)

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, instó a las potencias occidentales a obligar a Kyiv a dejar de atacar la planta.

“El bombardeo del territorio de la planta nuclear por parte de las fuerzas armadas ucranianas es muy peligroso”, dijo Peskov en una conferencia telefónica con periodistas. “Está plagado de consecuencias catastróficas para vastos territorios, para toda Europa”.

Pero Yusov, el portavoz de inteligencia militar de Ucrania, dijo que el bombardeo provino de las fuerzas rusas.

“Si no es así”, agregó, “si no se ajusta a la realidad, los rusos pueden hacer un gesto de buena voluntad y entregar el control de la planta a una comisión internacional y al OIEA, si no al ejército ucraniano”.

Yusov dijo que Rusia usó tácticas similares en la planta nuclear de Chernobyl en Ucrania cuando la ocuparon a principios de la guerra. “Esta es una estrategia de terror y tierra arrasada utilizada por los rusos antes de una inevitable contraofensiva ucraniana en el sur”, dijo.

Mientras tanto, uno de los barcos que salió de Ucrania en virtud de un acuerdo para desbloquear el suministro de cereales y evitar una crisis alimentaria mundial llegó a Turquía, convirtiéndose en el primer barco en llegar a su destino. El Polarnet, de bandera turca, cargado con 12,000 toneladas de maíz, atracó en el puerto de Derince después de partir de Chornomorsk el viernes.

“Esto envía un mensaje de esperanza a todas las familias de Oriente Medio, África y Asia: Ucrania no los abandonará”, tuiteó el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba. “Si Rusia cumple con sus obligaciones, el ‘corredor de cereales’ seguirá manteniendo la seguridad alimentaria mundial”.

El capitán de Polarnet, Ahmet Yucel Alibeyler, destacó los riesgos que enfrentan los barcos que transportan granos que intentan cruzar el Mar Negro.

“Estas eran, por supuesto, áreas peligrosas, corredores que habían sido despejados, desminados”, dijo.

En la primera línea de la guerra, el Kremlin reafirmó el lunes que Rusia mantendrá sus ataques militares contra Ucrania hasta que logre sus objetivos.

La oficina presidencial de Ucrania dijo que los rusos habían bombardeado siete regiones ucranianas durante las 24 horas anteriores, matando a cinco personas.

Las fuerzas ucranianas atacaron áreas controladas por Rusia en el sur, dijeron funcionarios locales, golpeando nuevamente un puente estratégico en la ciudad sureña de Kherson.

El alcalde ucraniano de Melitopol, una ciudad controlada por Rusia en la vecina región de Zaporizhzhia, dijo que Ucrania usó lanzacohetes HIMARS de EE.UU. para bombardear varias instalaciones donde estaba estacionado el ejército ruso.

Kirill Stremousov, subjefe de la administración de la región de Kherson designada por Moscú, dijo que los bombardeos ucranianos dañaron nuevamente el puente Antonivskiy sobre el río Dnieper. Una arteria para los suministros militares rusos, el puente se cerró en las últimas semanas debido a los bombardeos anteriores, y los planes para reabrirlo el miércoles ahora se archivaron, dijo Stremousov.

Las fuerzas rusas también siguieron bombardeando Nikopol, justo al otro lado del río Dniéper desde la planta nuclear de Zaporizhzhia, dijo la oficina presidencial de Ucrania. Los gasoductos, las cañerías y las líneas eléctricas de Nikopol ya no funcionan, lo que deja a miles de personas sin electricidad.

Un total de 12 barcos ahora han sido autorizados a navegar bajo el acuerdo de granos entre Ucrania y Rusia, que fue negociado por Turquía y las Naciones Unidas: 10 de salida y dos de entrada. Unas 322,000 toneladas métricas de productos agrícolas han salido de los puertos ucranianos, la mayor parte maíz pero también aceite de girasol y soja.

Se espera que cuatro barcos que partieron de Ucrania el domingo anclen cerca de Estambul el lunes por la noche para ser inspeccionados el martes y asegurarse de que solo lleven alimentos y no armas.

Sin embargo, el primer buque de carga que salió de Ucrania, el Razoni, con bandera de Sierra Leona, que partió de Odessa el 1 de agosto, tuvo un inconveniente. Se dirigía al Líbano con 26.000 toneladas métricas de maíz para alimento de pollos, pero se encontró con una disputa comercial y ya no atracará allí, dijo el jefe del puerto de Trípoli.

La embajada de Ucrania en Beirut tuiteó el lunes que el comprador final del maíz en el Líbano se negó a aceptar la carga debido a un retraso en la entrega y que el transportista estaba buscando otro cliente.

——

Kareem Chehayeb en Beirut, Mehmet Guzel en Derince, Turquía, y Andrew Wilks en Estambul contribuyeron.