Cientos de delfines fueron sacrificados en el Atlántico norte; La caza provoca un debate sobre dichas tradiciones

Mundo

In this image released by Sea Shepherd Conservation Society the carcasses of dead white-sided dolphins lay on a beach after being pulled from the blood-stained water on the island of Eysturoy which is part of the Faeroe Islands Sunday Sept. 12, 2021. The dolphins were part of a slaughter of 1,428 white-sided dolphins that is part of a four-century-old traditional drive of sea mammals into shallow water where they are killed for their meat and blubber. The hunt in the North Atlantic islands is not commercial and is authorized, but environmental activists claim it is cruel. (Sea Shepherd via AP)

COPENHAGUE, Dinamarca (AP) – La matanza de 1.428 delfines cara blanca durante el fin de semana, parte de una campaña tradicional de cuatro siglos de mamíferos marinos hacia aguas poco profundas, donde son sacrificados por su carne y grasa, ha reavivado un debate sobre las pequeñas Islas Feroe.

La caza en las islas del Atlántico Norte no es comercial y está autorizada, pero los activistas ambientales afirman que es cruel. Incluso a las personas en las Islas Feroe que defienden la práctica tradicional les preocupa que la caza de este año atraiga una atención no deseada porque era mucho más grande que las anteriores y aparentemente se llevó a cabo sin la organización habitual.

Heri Petersen, el capataz de un grupo que conduce ballenas piloto hacia la costa en la isla de Eysturoy, en el centro de las Islas Feroe, donde ocurrieron los asesinatos el domingo, dijo que no se le informó sobre el viaje con delfines y que se “disoció fuertemente” de él.

Le dijo al medio de noticias in.fo. que había demasiados delfines y muy poca gente en la playa para matarlos.

Los isleños suelen matar hasta 1.000 mamíferos marinos al año, según los datos de las Islas Feroe. El año pasado, eso incluyó solo 35 delfines de lados blancos.

Olavur Sjurdarberg, presidente de la Asociación de Caza de Ballenas Piloto de las Islas Feroe, temía que la matanza del domingo reviviera la discusión sobre las campañas de mamíferos marinos y daría un giro negativo a la antigua tradición de las 18 islas rocosas ubicadas a medio camino entre Escocia e Islandia. Son semiindependientes y forman parte del reino danés.

“Debemos tener en cuenta que no estamos solos en la tierra. Al contrario, el mundo se ha vuelto mucho más pequeño hoy en día, con todos caminando con una cámara en el bolsillo ”, dijo Sjurdarberg a la emisora local KVF. “Este es un regalo fabuloso para aquellos que quieren que (nos veamos mal) cuando se trata de la captura de ballenas piloto”.

El ministro de Pesca de las Islas Feroe, Jacob Vestergaard, dijo a la estación de radio local Kringvarp Foeroya que todo se hizo según el libro en la caza de delfines.

Durante años, la Sea Shepherd Conservation Society, con sede en Seattle, se ha opuesto a las campañas de mamíferos marinos que datan de finales del siglo XVI. En Facebook, la organización describió los eventos del fin de semana como “una caza ilegal”.

Los delfines cara blanca y las ballenas piloto no son especies en peligro de extinción.

Cada año, los isleños conducen manadas de mamíferos, principalmente ballenas piloto, a aguas poco profundas, donde son asesinados a puñaladas. Se utiliza un anzuelo para asegurar a las ballenas varadas y se les corta la columna vertebral y la arteria principal que conduce al cerebro con cuchillos. Los impulsos están regulados por leyes y la carne y la grasa se comparten a nivel comunitario.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.