WASHINGTON (AP) — El presidente Joe Biden solicitó el jueves al Congreso nuevos poderes para incautar y reutilizar los activos de los oligarcas rusos como parte de una nueva solicitud de financiamiento para ayudar a Ucrania en su defensa contra la invasión rusa.

En declaraciones en la Casa Blanca el jueves por la mañana, Biden solicitará formalmente miles de millones de dólares en gastos adicionales de EE.UU. destinados a abastecer al ejército de Ucrania, impulsar su economía y apoyar a los millones de refugiados que huyeron de la invasión de Rusia hace dos meses. También buscará nuevas autoridades del Congreso para fortalecer las sanciones estadounidenses contra el gobierno ruso y quienes se benefician de él, dijo la Casa Blanca.

Biden está pidiendo a los legisladores que conviertan en delito penal que una persona “posea a sabiendas o intencionalmente ganancias obtenidas directamente de tratos corruptos con el gobierno ruso”, duplique el plazo de prescripción para los delitos de lavado de dinero extranjero a 10 años y amplíe la definición de “extorsión” bajo la ley estadounidense para incluir esfuerzos para evadir sanciones.

Biden también le pedirá al Congreso que permita que el gobierno federal use las ganancias de la venta de los activos incautados de los oligarcas rusos sancionados para ayudar al pueblo de Ucrania.

En un discurso virtual a los líderes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial la semana pasada, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, pidió que las ganancias de las propiedades sancionadas y las reservas del Banco Central se utilicen para compensar a Ucrania por sus pérdidas.

Dijo que los activos rusos congelados “tienen que usarse para reconstruir Ucrania después de la guerra, así como para pagar las pérdidas causadas a otras naciones”.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo en ese momento que se necesitaría una acción del Congreso para autorizar tales acciones.

La guerra ya ha causado más de $60 mil millones en daños a edificios e infraestructura, dijo la semana pasada el presidente del Banco Mundial, David Malpass. Y el FMI en su última perspectiva económica mundial declaró que la economía de Ucrania se reducirá en un 35% este año y el próximo.

En las últimas semanas, EE. UU. y sus aliados mundiales han sancionado a docenas de oligarcas y a sus familiares, junto con cientos de funcionarios rusos involucrados o que se cree que apoyan su invasión de Ucrania. La Casa Blanca dice que las nuevas herramientas endurecerán el impacto de las sanciones en la economía de Rusia y su clase dominante al hacer que las sanciones sean más difíciles de evadir.

La Casa Blanca se ha negado a dar una vista previa de la cifra en dólares para la solicitud de financiación de Ucrania, que se enviará al Congreso más tarde el jueves. Ese paquete también incluirá una solicitud renovada de $ 22.5 mil millones para la respuesta COVID-19 que, según la Casa Blanca, es necesaria para asegurar la próxima generación de vacunas y terapias en los EE. UU.

La nueva solicitud de financiación se sumará a los 13.600 millones de dólares que el Congreso aprobó el mes pasado en ayuda militar y económica para ayudar a Ucrania, así como a otros aliados en la región, a lidiar con las consecuencias de una guerra ahora en su novena semana. La solicitud está destinada a cubrir la ayuda estadounidense a Ucrania durante los próximos cinco meses hasta el final del año fiscal en curso.

Biden advirtió la semana pasada que los 6.500 millones de dólares destinados a la asistencia de seguridad para Ucrania podrían “agotarse” pronto y que el Congreso tendría que aprobar fondos complementarios . Ya se ha utilizado más de la mitad de los fondos aprobados para armas y equipos para las fuerzas armadas de Ucrania.

La periodista de AP Fatima Hussein contribuyó a este despacho.