BERLÍN — El gobierno de Austria dice que no tiene intención de seguir los pasos de Suecia y Finlandia y solicitar su ingreso en la OTAN.

Austria entró en la Unión Europea a la vez que las dos naciones nórdicas, en 1995. Las solicitudes de Suecia y Finlandia para ingresar en la alianza militar dejarían a Austria como uno de los pocos países comunitarios fuera de la organización.

“Optamos por la neutralidad en 1955 y sigue siendo el caso porque una gran mayoría de la población lo ve positivamente”, dijo el miércoles el ministro austríaco de Exteriores, Alexander Schallenberg, a la emisora de radio alemana Deutschlandfunk.

Esto no ha impedido que Austria respalde las sanciones de la UE contra Rusia y ofrezca ayuda no letal a Ucrania.

Schallenberg dijo que “toma nota” de la decisión sueca y finlandesa de dar un “cambio radical” a su política de seguridad, “pero la situación es un poco distinta aquí: nosotros, como Irlanda y Malta, seguiremos siendo los tres países en toda la Unión (Europea) que seguimos siendo neutrales”.