GINEBRA (AP) — La Organización Internacional del Trabajo advirtió que las plazas vacantes y el crecimiento del empleo probablemente disminuirán en el cuarto trimestre del año, mientras la guerra en Ucrania y “múltiples crisis simultáneas” han causado reducciones salariales, alto endeudamiento y un aumento de la desigualdad.

Gilbert Houngbo, el nuevo director-general de la OIT, llamó a los gobiernos del mundo a intervenir para fijar precios de bienes, invertir ganancias, aumentar los ingresos y proveer protecciones sociales.

“Enfrentar esta preocupante situación del empleo global y evitar una contracción significativa del mercado laboral, requerirá políticas coherentes, integradas y balanceadas a nivel nacional e internacional”, dijo Houngbo en un comunicado.

Añadió que un fin rápido a la guerra en Ucrania “contribuiría más a mejorar la situación del empleo global”.

La OIT, un organismo adscrito a Naciones Unidas, destacó que la cantidad de horas trabajadas a nivel mundial se recuperó a inicios de este año, particularmente entre las mujeres y trabajadores altamente calificados, a medida que la economía mundial se recuperaba de la contracción causada por la pandemia.

Pero la agencia, que el lunes difundió su 10mo reporte sobre la situación laboral mundial, dice que ahora la situación se ha deteriorado y que el número de horas trabajadas ha disminuido 1.5%, el equivalente de un “déficit” de 40 millones de puestos de empleo a tiempo completo.

“El panorama laboral actualmente es sumamente incierto, con crecientes riesgos, incluyendo el impacto de la inflación, la política monetaria restrictiva, el alto endeudamiento y la caída de la confianza de los consumidores”, dice el reporte.

“Si bien normalmente tarda un tiempo para que una contracción económica o una recesión resulten en la pérdida de empleos o el desempleo, los datos disponibles sugieren que una pronunciada contracción laboral ya está en curso”, añadió.

La OIT estima que más del 10% de la fuerza laboral ucraniana antes de la guerra —en su mayoría mujeres— están ahora fuera del país, como refugiados.