LONDRES (AP) — Tres niños que cayeron a un lago tras quebrarse una capa de hielo en el centro de Inglaterra murieron y un cuarto permanece hospitalizado, mientras los meteorólogos emitieron advertencias de clima severo para gran parte del Reino Unido.

Policías con uniforme completo saltaron al agua y rompieron el hielo usando sus propias manos para sacar a los niños, de 8, 10 y 11 años, de las aguas heladas el domingo por la tarde y los llevaron al hospital en West Midlands, a unos 160 kilómetros (100 millas) al norte de Londres, pero no pudieron ser revividos tras sufrir un paro cardíaco.

El cuarto niño, de 6 años, permanece en estado crítico. Los trabajadores de emergencia buscaron durante la noche y hasta el lunes a otros dos niños que, según los informes, estaban con el grupo, aunque no hay certeza de si había más víctimas.

“Es importante enfatizar que no hemos tenido contacto con nadie que sugiera que falta alguien más, pero hasta que estemos 100% seguros, realizaremos búsquedas durante el transcurso de hoy”, dijo el superintendente de policía de West Midlands, Richard Harris.

Harris no dijo si los niños eran miembros de una sola familia.

Esto se supo mientras intensas nevadas, hielo y niebla complicaban los desplazamientos en toda Gran Bretaña el lunes, mientras los aeropuertos cancelaban vuelos, operadores ferroviarios desaconsejaban los viajes y la policía advertía de peligro en las carreteras.

La Met Office, el servicio meteorológico británico, emitió varias alertas para gran parte del país. Las carreteras en el este y el sureste de Inglaterra estaban entre las más afectadas. Algunos viajeros se quedaron horas bloqueados debido al cierre de la autopista británica más transitada, la M25, que circunvala la zona metropolitana de Londres.

Los aeropuertos de Gatwick y Stansted advirtieron el lunes de demoras en los vuelos y el Aeropuerto de la City de Londres dijo experimentar “algunas interferencias” porque había aeronaves fuera de su puesto tras las cancelaciones del domingo por la noche.

El país registró su noche más fría del año por ahora en el norte de Escocia, -15,7 grados Celsius (3.7 Fahrenheit).

“La previsión meteorológica para los próximos días será gélida”, dijo Richard Stanton, comandante de zona del Servicio de Bomberos y Rescate para West Midlands. “Por favor, niños y adultos por igual, manténganse lejos de aguas abiertas. Bajo ninguna circunstancia se adentren en el hielo, sin importar lo grueso o seguro que piensen que sea ese hielo”.