(The Hill) – El grupo de migrantes venezolanos trasladados en avión desde Texas a Martha’s Vineyard la semana pasada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis (R), presentó una demanda colectiva contra el gobernador y el secretario de transporte del estado el martes.

La demanda proporciona una descripción detallada de cómo los inmigrantes supuestamente llegaron a abordar los dos aviones con falsos pretextos, argumentando que las reubicaciones violaron sus derechos de la Cuarta y Decimocuarta Enmienda y la Ley de Derechos Civiles de 1964.

“Estos inmigrantes, que buscan los canales adecuados para obtener un estatus migratorio legal en los Estados Unidos, experimentaron una crueldad similar a la que huyeron en su país de origen”, alega la demanda.

“A los acusados los manipularon, los despojaron de su dignidad, los privaron de su libertad, autonomía corporal, debido proceso e igual protección ante la ley, e inadmisiblemente interfirieron con el control exclusivo del gobierno federal sobre la inmigración para promover un objetivo ilegal y una agenda política personal”.

Puede leer la demanda completa aquí.

La demanda, presentada en un tribunal federal de primera instancia en Massachusetts, le pide a un juez que declare ilegales las reubicaciones de DeSantis según la Constitución y las leyes federales y estatales. También le pide al juez que evite que Florida induzca a los inmigrantes a viajar a través de las leyes estatales mediante fraude y tergiversación.

The Hill se ha comunicado con la oficina de DeSantis y el departamento de transporte del estado para obtener comentarios.