MOSCÚ (AP) — Una corte rusa comenzó el martes a escuchar la apelación de la estrella estadounidense de baloncesto Brittney Griner contra su sentencia de nueve años de prisión por posesión de drogas.

Griner, ocho veces centro All-Star con Phoenix Mercury de la WNBA y dos veces medallista de oro olímpica, fue condenada el 4 de agosto después de que la policía dijera que encontraron botes de vaporizador que contenían aceite de cannabis en su equipaje en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú.

Griner participa en la sesión celebrada en el Tribunal Regional de Moscú a través de una videollamada desde una colonia penal en las afueras de Moscú donde está detenida.

El arresto de Griner en febrero se produjo en un momento de mayor tensión entre Moscú y Washington, pocos días antes de que Rusia enviara tropas a Ucrania. En ese momento, Griner regresaba a Rusia, donde jugó durante la temporada baja de la liga estadounidense.

Griner admitió que tenía los botes en su equipaje, pero testificó que sin darse cuenta los había empacado a toda prisa y que no tenía intenciones criminales. Su equipo de defensa presentó declaraciones escritas de que le habían recetado cannabis para tratar el dolor.

La sentencia de nueve años estuvo cerca del máximo de 10 años, y los abogados de Griner argumentaron después de la condena que el castigo era excesivo. Dijeron que en casos similares los acusados han recibido una sentencia promedio de unos cinco años, con aproximadamente un tercio de ellos con libertad condicional.

Antes de su condena, el Departamento de Estado de EE. UU. declaró que Griner había sido “detenida injustamente”, un cargo que Rusia ha rechazado rotundamente.

Reflejando la creciente presión sobre la administración de Biden para hacer más para traer a Griner a casa, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, tomó la medida inusual de revelar públicamente en julio que Washington había hecho una “propuesta sustancial” para traer a Griner a casa, junto con Paul Whelan, un estadounidense que cumple una condena de 16 años en Rusia por espionaje.

Blinken no dio más detalles, pero The Associated Press y otras organizaciones noticiosas informaron que Washington ofreció cambiar a Griner y Whelan por Viktor Bout, un traficante de armas ruso que cumple una condena de 25 años en los EE. UU. y una vez se ganó el apodo de “mercader de la muerte”.

La Casa Blanca dijo que aún no ha recibido una respuesta productiva de Rusia a la oferta.

Diplomáticos rusos se han negado a comentar sobre la propuesta estadounidense e instaron a Washington a discutir el asunto en conversaciones confidenciales, evitando declaraciones públicas.

En septiembre, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se reunió con Cherelle Griner, la esposa de Brittney Griner, así como con la agente del jugador, Lindsay Colas. Biden también se sentó por separado con Elizabeth Whelan, la hermana de Paul Whelan.

La Casa Blanca dijo después de las reuniones que el presidente enfatizó a las familias su “compromiso continuo de trabajar a través de todas las vías disponibles para llevar a Brittney y Paul a casa de manera segura”.

El gobierno de Biden llevó a cabo un intercambio de prisioneros en abril: Moscú liberó al veterano de la Marina Trevor Reed a cambio de que Estados Unidos liberara a un piloto ruso, Konstantin Yaroshenko, condenado por una conspiración de narcotráfico.

Moscú también protestó por el arresto de otro ruso actualmente bajo custodia estadounidense, Alexander Vinnik, quien fue acusado de lavar miles de millones de dólares a través de un intercambio ilícito de criptomonedas. Vinnik había estado bajo custodia en Grecia luego de ser arrestado allí en 2017 a pedido de Estados Unidos antes de ser extraditado a Estados Unidos en agosto. No estaba claro si Rusia podría exigir la liberación de Vinnik como parte de un posible canje.