(NEXSTAR) – Sientes un cosquilleo en la garganta o tienes un dolor constante de cabeza. O tal vez estés tratando de ser cauteloso antes de una gran reunión familiar. Tal vez un amigo que viste ayer dice que dijo positivo por COVID-19. En cualquier de estos casos, es normal que te hagas una prueba de COVID-19.

Si tus resultados son negativos, ¿eso significa que estás limpio? ¿O es posible que puedas dar negativo y aún tener el virus?

De acuerdo con la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, un resultado negativo en la prueba de COVID-19 no significa necesariamente que estés libre de infección.

Tanto las pruebas caseras como las de laboratorio buscan el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Cuando se usan correctamente, mostrarán un resultado positivo si se detecta el SARS-CoV-2 y un resultado negativo si no se detecta. Pero incluso si no se detecta el virus, aún podría estar allí en pequeñas cantidades.

Si tiene síntomas del virus y aún da negativo, los CDC dicen: “Es posible que tenga COVID-19, pero se hizo la prueba antes de que el virus fuera detectable, o puede tener otra enfermedad, como la gripe”.

Si continúas teniendo síntomas, es posible que quieras volver a realizarte la prueba 24 a 48 horas más tarde, cuando tu carga viral pueda ser más alta. También, puedes considerar hacerte una prueba PCR en un sitio de prueba, que es más sensible y puede detectar el virus antes, en el ciclo de infección.

Si no tienes síntomas, pero te hiciste la prueba porque tuviste contacto cercano con alguien que estaba enfermo con el virus, los CDC dicen que es probable que un resultado negativo sea exacto. “Es probable que no estés infectado, pero no se puede descartar por completo una infección”, aconseja la agencia.

Los CDC enfatizan que las pruebas de COVID-19 son buenas para detectar si actualmente se está infectado con el coronavirus. Sin embargo, no indican si se tiene el virus y/o será contagioso en algún momento en el futuro. Eso significa que podrías dar negativo un día y dar positivo al siguiente. Es por eso que los CDC recomiendan realizar la prueba cinco días después de una exposición, y luego nuevamente uno o dos días después si la prueba es negativa.

Puedes solicitar ocho pruebas caseras gratuitas del gobierno por hogar.