( The Hill ) — Moderna anunció el lunes que su vacuna de refuerzo bivalente actualizada crea niveles de anticuerpos “significativamente más altos” para defenderse contra las subvariantes omicron BA.4 y BA.5 en comparación con la fórmula de inyección original de la compañía de biotecnología.

Las subvariantes hasta las últimas semanas constituían la mayoría de los casos en todo el país, pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que la proporción ahora se ha reducido a aproximadamente un tercio de los casos.

Los nuevos hallazgos, que provienen de una prueba de más de 500 adultos que recibieron refuerzos con la fórmula original antes de recibir la inyección actualizada, marcan una señal positiva para los nuevos refuerzos, que fueron creados por la compañía para combatir más eficazmente las subvariantes.

Moderna hizo el anuncio en un comunicado de prensa del lunes, pero no ha publicado los datos en una revista médica, y los hallazgos no han sido revisados por pares.

“Nos complace ver que nuestras dos vacunas candidatas de refuerzo bivalentes ofrecen una protección superior contra las variantes Omicron BA.4/BA.5 en comparación con nuestro refuerzo original, lo cual es alentador dado que el COVID-19 sigue siendo una de las principales causas de hospitalización y muerte en todo el mundo”. Stéphane Bancel, CEO de Moderna, dijo en el comunicado.

La compañía dijo que descubrió que los refuerzos actualizados también mostraban evidencia de neutralizar BQ.1.1, una subvariante emergente que actualmente representa alrededor del 24 por ciento de los casos pero que aumenta cada semana, aunque Moderna advirtió que esos hallazgos provienen de un análisis exploratorio.

“Nuestros refuerzos bivalentes también muestran, en ensayos de investigación, actividad neutralizante contra BQ.1.1, una variante emergente cada vez más dominante, lo que confirma que las vacunas actualizadas tienen el potencial de ofrecer protección a medida que el virus continúa evolucionando rápidamente para escapar de nuestra inmunidad”, agregó Bancel.

Los casos de COVID-19 habían disminuido desde fines de julio, pero aumentaron levemente desde mediados de octubre, según datos de los CDC.

Un grupo de asesores de los CDC recomendó agregar las vacunas contra el COVID al programa regular de vacunación de los pacientes si tienen más de seis meses.

Pero la aceptación de los nuevos refuerzos ha sido lenta, y la gran mayoría de los estadounidenses aún no han recibido la inyección.