FORT LAUDERDALE, Florida (AP) – Un hospital del sur de Florida cerró temporalmente su sala de maternidad debido a la escasez de personal relacionada con los recientes brotes de COVID-19.

Las futuras madres que habían planeado dar a luz en Holy Cross Health en Fort Lauderdale tendrán que encontrar otra opción.

La portavoz de Holy Cross, Christine Walker, dice en un comunicado: “En el mejor interés de la seguridad del paciente, la unidad de Labor y Parto está en desviación hasta nuevo aviso”.

Ella dice que la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y las Unidades de Posparto del hospital permanecen abiertas.

Mientras tanto, los hospitales cercanos, incluidos Memorial Healthcare System y Broward Health, están recibiendo pacientes de Holy Cross.

El anuncio de Holy Cross se produce cuando Florida continúa rompiendo récords diarios de nuevos casos de COVID, que probablemente sean impulsados por la variante ómicron. La variante es ahora la cepa dominante en los Estados Unidos.

Desde la semana pasada, ha habido largas filas en el sitio de prueba en todo el sur de Florida y en otras áreas del estado.