(The Hill) — Hasta 14.2 millones de personas podrían perder la cobertura de Medicaid cuando finalice la emergencia de salud pública por el COVID-19, según un nuevo análisis.

El análisis de Kaiser Family Foundation proyecta que entre 5.3 millones y 14.2 millones de personas podrían perder Medicaid cuando finalice la Emergencia de Salud Pública. Según un proyecto de ley de alivio del coronavirus aprobado en 2020, los estados recibieron fondos adicionales de Medicaid a cambio de no eliminar a nadie de las listas de Medicaid durante la emergencia de salud pública.

Una vez que finalice la emergencia, los estados reanudarán la expulsión de las personas que ya no son elegibles para Medicaid, lo que generará una gran agitación, donde incluso algunas personas que siguen siendo elegibles podrían caer en las grietas burocráticas del sistema. Es posible que otras personas que ya no son elegibles para Medicaid no sepan que son elegibles para otros tipos de cobertura, como el seguro médico subsidiado en los mercados de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

El análisis de KFF no estima cuántas de las personas que pierden Medicaid quedarían sin seguro y cuántas encontrarían otra cobertura, como en los mercados de ACA.

Las posibles pérdidas de cobertura en Medicaid agregan una complicación para la administración de Biden al momento de decidir cuándo finalizar la Emergencia de Salud Pública, que viene renovando cada 90 días. Actualmente está programado para expirar el 15 de julio. Los funcionarios han dicho que darán a los estados un aviso de 60 días sobre cuándo terminará, por lo que ese aviso debería llegar a mediados de mayo si va a terminar este verano.

Ha habido un crecimiento significativo en Medicaid debido al requisito de no expulsar a las personas. Habrá 22.2 millones de personas más en el programa en 2022 en comparación con 2019, un aumento de aproximadamente el 25 por ciento, según el análisis.

El análisis llegó a sus estimaciones de pérdidas de cobertura utilizando encuestas de directores estatales de Medicaid, quienes estimaron cuánto disminuiría la inscripción en su estado cuando terminara la emergencia. Pero reconoce que existe una incertidumbre significativa en torno a las estimaciones.