(The Hill) – Florida es el único estado del país que no ha pedido por adelantado al gobierno federal ninguna vacuna contra el COVID-19 para niños menores de 5 años, según una fuente familiarizada con la situación.

Inicialmente, la Casa Blanca puso a disposición 10 millones de vacunas para niños pequeños para que los estados, las tribus y otras jurisdicciones las ordenaran por adelantado en previsión de que las inyecciones obtengan la luz verde de los reguladores federales.

El retraso de Florida, informado por primera vez por el Miami Herald, significa que los consultorios de pediatras, hospitales infantiles, farmacias, centros de salud comunitarios, clínicas de salud rurales y otras organizaciones comunitarias inicialmente no tendrán acceso a las vacunas una vez que sean autorizadas .

El Departamento de Salud de Florida proporcionó la siguiente declaración a News Channel 8:

El Departamento de Salud de Florida (Departamento) ha dejado en claro al gobierno federal que los estados no necesitan involucrarse en el complicado proceso de distribución de vacunas, especialmente cuando el gobierno federal tiene un historial de desarrollo de políticas COVID-19 inconsistentes e insostenibles.

Tampoco sorprende que decidiéramos no participar en la distribución de la vacuna COVID-19 cuando el Departamento no la recomienda para todos los niños. Los médicos pueden ordenar vacunas si las necesitan, y actualmente no hay pedidos en el sistema de pedidos del Departamento para la vacuna COVID-19 para este grupo de edad.

Las dosis estaban disponibles en dos tramos separados. Las jurisdicciones pudieron preordenar cinco millones de dosis combinadas de Pfizer y Moderna a partir del 3 de junio, y otros cinco millones estuvieron disponibles el 8 de junio.

Las dosis se enviarán cuando la Administración de Drogas y Alimentos dé su autorización, que podría llegar tan pronto como el miércoles. Un panel externo de asesores de la FDA recomendó que la agencia autorice las vacunas de Pfizer y Moderna para niños de 6 meses a 5 años.

Un panel asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades se reunirá este fin de semana para emitir su propia recomendación. Si el panel vota afirmativamente y el director de los CDC aprueba, los niños podrían comenzar a vacunarse el lunes.