HONOLULU (KHON2) — Después de un viaje de ida y vuelta en un crucero de 15 días por Hawái desde Los Ángeles, una pasajera habla sobre su experiencia de cuarentena después de que ella y su madre de 84 años dieron positivo por COVID-19.

“Es como si nos pusieran aquí y tiraran la llave y ahora estamos en la cárcel de cruceros Princess”, dijo Vicki Herbers. “Así es exactamente como se siente. No hay números para llamar a quien sea que necesitemos llamar”.

Herbers, de 62 años, del condado de Riverside en California, dijo que este era su cuarto crucero con su madre. Su última vez fue en 2018 o 2019. En ese entonces, los protocolos eran mucho mejores que los que presenció en el crucero Grand Princess que zarpó a principios de abril.

“Creo que podría ser mi última vez debido a esta experiencia”, dijo Herbers.

Herbers y su madre están vacunadas y reforzadas. Tuvieron que hacerse la prueba dos días antes de subir al barco para demostrar que eran negativos, pero eso no les impidió contraer el virus hacia el final de su viaje.

El jueves 14 de abril, su madre comenzó a experimentar síntomas de alergia. No pensaron nada en ese momento, pero durante la noche, su madre comenzó a toser y alucinar.

“Ella estaba bien por la mañana, así que bajamos y desayunamos un poco… y no podía quedarme despierto. Seguía quedándome dormido”, dijo Herbers.

Más tarde esa noche, ambas estaban tosiendo. También tenían dolores de cabeza y dolores corporales. Cuando llevó a su madre al médico, se hicieron la prueba: su madre dio positivo pero ella dio negativo. Herbers preguntó si podía estar en cuarentena con su madre para poder cuidarla.

“Mi mamá es mayor y no podía oír nada con el COVID, como la poca audición que le quedaba. Entonces no escucharía a alguien entrar por la puerta, no escucharía el teléfono sonar… Entonces yo me quedé como, tienes que dejarme entrar allí con ella. No hay manera. Yo la cuido”, dijo.

No se les permitió salir de la cuarentena, pero al día siguiente, cuando Herbers llamó para preguntar cuándo volverían a hacerse la prueba, nadie respondió. Más tarde descubrió que todo el personal médico se toma un descanso de tres horas y media.

“No hay manera”, dijo ella. “Me dijeron que hay siete miembros del personal médico. No es posible que todos se tomen un descanso al mismo tiempo”.

Luego, Herbers trató de obtener algunas respuestas en la recepción, pero no tenían ninguna para ella.

“Estaba tan frustrada. Dije: ‘Está bien, puedes hacer esto: puedes decirle a la persona más importante en medicina, quien los supervise a todos, que me gustaría hablar con ellos porque soy un enfermera registrada . Así no es como tratas a la gente'”, dijo Herbers.

Herbers recordó haberles dicho que no tenían ningún medicamento, Tylenol, jarabe para la tos u otros artículos que pudieran ayudar a aliviar sus síntomas.

“Creo que armé suficiente alboroto y lo siguiente que supe fue que un paramédico me llamó”, dijo.

Después de que ella le dijo que no tenían ningún medicamento, el paramédico trajo suministros y le explicó que todos estaban tomando 30 pacientes y controlándolos. Herbers le dijo que nadie las había visitado ni llamado.

“No se puede dejar a la gente colgada durante días sin atención. Alguien tiene que estar llamando a la gente para asegurarse de que estén vivos, para ver si necesitan algo o si han empeorado. Tal vez necesitan ser incubados”. No lo sé”, dijo. “Ellos no saben nada de eso porque te meten ahí y ya está”.

KHON2 se comunicó con el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para ver cuántos casos de COVID-19 había en el crucero, pero no pudieron brindar detalles específicos.

Princess Cruises dio esta declaración:

“Si bien no tenemos la libertad de revelar el número de casos a bordo, continuamos operando de acuerdo con los CDC, que monitorean todos los cruceros donde se identifican casos positivos a bordo”.

Princess Cruises

Herbers estimó que al menos 200 pasajeros estaban enfermos porque el paramédico le había dicho que cada uno de ellos llamó a 30 pasajeros y que había siete miembros del personal médico. KHON2 contactó a Princess para confirmar cuánto personal médico había a bordo, pero no recibió respuesta.

“También me dijo que era el brote más grande que tenían desde que comenzaron a navegar nuevamente seis meses antes”, dijo.

Aunque Herbers y su madre están potenciados, esta fue la primera vez que contrajeron COVID.

“Durante todo este tiempo, muchos de los miembros de mi familia lo han tenido, pero de alguna manera logramos escapar hasta que subimos al maldito crucero, que sabía que era un riesgo”, dijo Herbers, “y no estábamos”. No estaba demasiado preocupada porque nos habían impulsado y todo, e hicimos todas las cosas bien, así que pensé que si lo conseguíamos, no iba a ser lo peor del mundo”.

Herbers agregó que a ella no le importaba el hecho de que contrajo COVID. Lo que le molesta es el tratamiento.

“Si solo tienen siete miembros del personal médico y están sobrecargados, lo entiendo”, dijo, “pero en la recepción, están todos estos oficiales, y generalmente hay como ocho de ellos parados allí, pero solo tres están ayudando a los invitados. ¿Por qué no pueden usar algunos de ellos?”

Herbers ha sido enfermera durante 17 años y ha trabajado en el campo de la medicina durante 40 años. Le gustaría ver que el crucero realice mejoras importantes, como tener atención de seguimiento: llamar a cada persona que entra en cuarentena al menos dos veces al día, por la mañana y luego por la tarde o temprano en la noche.

“Y así es como debe ser”, dijo. “Quiero decir, si fuiste al hospital y entras en una sala de COVID, no solo te ponen en una habitación y te dejan. Tienen gente entrando y revisándote todo el día. Ahora entiendo con siete miembros del personal no pueden hacer eso, pero pueden asegurarse de que alguien lo llame, lo registre y le transmita esa información”.

“Necesitan hacer un seguimiento y luego continuar”, continuó Herbers. “Tienen que controlar a las personas y luego seguir adelante con sus necesidades, y eso va a ser muy individualizado… No sabes si estas personas están vivas o muertas el día que vienes a dejarlas”. y decir: ‘¡Ve a la orilla!’ Nadie los ha revisado, entonces, ¿cómo lo sabes?”.

El 21 de abril, Princess Cruises le dio a KHON2 esta declaración:

“Princess se entristece al confirmar el fallecimiento de un pasajero de 71 años que navegó en el crucero Grand Princess de 15 días por Hawái, ida y vuelta desde Los Ángeles, del 4 al 19 de abril de 2022. La causa de la muerte no se puede confirmar con base en la información proporcionada a nosotros. Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia y los amigos de este invitado”.

Princess Cruises

“Eso es lo que me molesta, es que a nadie le importaba controlarnos a ninguno de nosotros, y eso es inhumano y repugnante en lo que a mí respecta, y estoy bastante sorprendido por eso de Princess”, dijo Herbers. “No esperaba eso en absoluto. Quiero que los superiores sepan que no puedes hacer eso. No puedes hacerlo en esta nave y no puedes hacerlo en ninguna de tus naves porque supuestamente lo que es Lo que sucede en este barco es lo que está sucediendo con toda la flota, y quiero que todos ellos cuiden mejor de las personas que están encerradas”.

Según el sitio web de los CDC, la agencia de salud pública está investigando a Grand Princess, Ruby Princess, Caribbean Princess, Discovery Princess y Majestic Princess. Estos barcos permanecen bajo observación.

El Departamento de Transporte de Hawái (HDOT) le dijo a KHON2 que 18 cruceros han visitado Hawái hasta el momento, con algunos barcos repetidos como Ruby Princess y Grand Princess. Sin embargo, HDOT no reveló cuántas de estas líneas de cruceros tenían casos de COVID.

ARCHIVO — En esta fotografía de archivo del 9 de marzo de 2020, los pasajeros a bordo del Grand Princess celebran su llegada a Oakland, California. (Foto AP/Noah Berger, archivo)

El miércoles 27 de abril, la epidemióloga estatal Dra. Sarah Kemble compartió en una conferencia de prensa que con la reanudación de la industria de los cruceros y su llegada a las islas, ha habido un largo proceso de muchos meses para prepararse para eso.

“Entonces, existen memorandos de acuerdos vigentes con las diversas líneas de cruceros que llegan a los puertos de Hawái y eso incluye cláusulas para asegurarse de que las compañías serán responsables de rastrear los casos a bordo, informarnos y también ocuparse de adaptaciones y necesidades de aislamiento y transporte médico en caso de que lleguen”, dijo el Dr. Kemble.

Agregó que es una situación diferente a la que sucedió en 2020: muchas de las líneas de cruceros ahora están estableciendo estándares muy altos para la vacunación y las pruebas antes de que las personas suban a bordo.

“Este año todavía estamos viendo casos detectados a bordo de las líneas de cruceros, pero no estamos viendo el mismo grado de necesidad médica relacionada con esos casos, y creo que mucho de eso se debe a las altas tasas de cobertura de vacunación a bordo”.

Dra. Sarah Kemble, epidemióloga estatal

El Departamento de Salud Pública de San Francisco (SFDPH) proporcionó números que respaldan esto.

Casos de COVID en crucero Hawái-San Francisco

ARCHIVO – Personas de pie en un muelle frente al crucero Ruby Princess esperando ser recogidos en San Francisco, el jueves 6 de enero de 2021. (Foto AP/Eric Risberg)

Según el SFDPH, hubo 143 casos de COVID para el viaje del 11 de abril y 37 para el viaje del 23 de abril a bordo del crucero Ruby Princess.

En un comunicado enviado a KHON2, el SFDPH dijo lo siguiente:

“La tasa de vacunación del viaje del 11 de abril del Ruby Princess fue del 100 % tanto para la tripulación como para los invitados. Para el viaje que atracó en San Francisco el 23 de abril, la tasa de vacunación fue del 100 % para la tripulación y del 99 % para los invitados. la mayoría de las personas que dieron positivo en la prueba de COVID experimentaron síntomas leves o ningún síntoma. Solo una persona en el viaje del 11 de abril fue hospitalizada, lo que habla de la increíble eficacia de la vacunación.

Departamento de Salud Pública de San Francisco

SFDPH informó que las operaciones de cruceros en San Francisco se reanudaron de manera segura en estricto cumplimiento de todas las reglas y regulaciones aplicables de los CDC. SFDPH, el Puerto de San Francisco y líneas de cruceros individuales se asociaron para desarrollar memorandos de acuerdo (MOA) para todas las embarcaciones que hacen escala en San Francisco.

“En el memorando de entendimiento se incluyen requisitos específicos en San Francisco de que el 95 % de la tripulación y los pasajeros que desembarcan en la ciudad estén completamente vacunados para disminuir el riesgo de enfermedades graves entre los pasajeros de cruceros que llegan a la ciudad”, dijo SFDPH a KHON2. “San Francisco se ha coordinado con otras jurisdicciones portuarias de California para exigir que el 95 % de la tripulación y los pasajeros estén completamente vacunados”.

Haga clic aquí para ver el programa COVID-19 de los CDC para cruceros.