NUEVA YORK (AP) — La principal agencia de salud pública del país flexibilizó el jueves sus pautas sobre el COVID-19, y eliminó la recomendación de que los estadounidenses se pongan en cuarentena si entran en contacto cercano con una persona infectada.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades también dijeron que las personas ya no necesitan mantenerse al menos a 6 pies de distancia de los demás.

Los cambios, que se producen más de dos años y medio después del comienzo de la pandemia, están impulsados por el reconocimiento de que aproximadamente el 95% de los estadounidenses mayores de 16 años han adquirido algún nivel de inmunidad, ya sea por haber sido vacunados o infectados, dijeron funcionarios de la agencia.

“Las condiciones actuales de esta pandemia son muy diferentes a las de los últimos dos años”, dijo Greta Massetti de los CDC, autora de las pautas.

Las recomendaciones de los CDC se aplican a todos en los EE.UU., pero los cambios podrían ser particularmente importantes para las escuelas, que reanudan las clases este mes en muchas partes del país.

Quizás el mayor cambio relacionado con la educación es el fin de la recomendación de que las escuelas realicen pruebas diarias de rutina, aunque esa práctica se puede restablecer en ciertas situaciones durante un aumento de infecciones, dijeron las autoridades.

Los CDC también eliminaron una recomendación de “prueba para quedarse”, que decía que los estudiantes expuestos a COVID-19 podrían hacerse la prueba regularmente, en lugar de estar en cuarentena en casa, para seguir asistiendo a la escuela. Sin más recomendaciones de cuarentena, la opción de prueba también desapareció.

Se siguen recomendando máscaras solo en áreas donde la transmisión comunitaria se considera alta, o si se considera que una persona tiene un alto riesgo de enfermedad grave.

Los distritos escolares de los EE. UU. han reducido sus precauciones contra el COVID-19 en las últimas semanas, incluso antes de que se emitiera la última guía. Algunos han prometido un regreso a la educación previa a la pandemia.

Las mascarillas serán opcionales en la mayoría de los distritos cuando se reanuden las clases este otoño, y algunos de los distritos más grandes del país han reducido o eliminado los requisitos de prueba de COVID-19.

Las escuelas públicas de Los Ángeles están finalizando las pruebas semanales de COVID-19 y, en cambio, pondrán a disposición de las familias las pruebas en el hogar, anunció el distrito la semana pasada. Las escuelas en el condado Wake de Carolina del Norte también eliminaron las pruebas semanales.

Algunos otros se han alejado de los programas de prueba para quedarse que se volvieron inmanejables durante los aumentos repentinos de la variante omicron el año escolar pasado.

La Federación Estadounidense de Maestros, uno de los sindicatos de maestros más grandes del país, dijo que acoge con beneplácito la guía.

“Todos los educadores y todos los padres comienzan cada año escolar con gran esperanza, y este año aún más”, dijo la presidenta Randi Weingarten. “Después de dos años de incertidumbre e interrupción, necesitamos un año lo más normal posible para poder concentrarnos como un láser en lo que necesitan los niños”.

Las nuevas recomendaciones priorizan mantener a los niños en la escuela tanto como sea posible, dijo Joseph Allen, director del programa de construcción saludable de la Universidad de Harvard. Las políticas de aislamiento anteriores obligaron a millones de estudiantes a quedarse en casa y no ir a la escuela, dijo, a pesar de que el virus representa un riesgo relativamente bajo para los jóvenes.

“Aulas enteras de niños tenían que faltar a la escuela si se consideraba un contacto cercano”, dijo. “Las escuelas cerradas y la interrupción del aprendizaje han sido devastadoras”.

Otros dicen que los CDC están yendo demasiado lejos al relajar sus pautas.

Permitir que los estudiantes regresen a la escuela cinco días después de la infección, sin prueba de una prueba negativa de COVID-19, podría provocar brotes en las escuelas, dijo Anne Sosin, investigadora de salud pública en Dartmouth College. Eso podría obligar a escuelas enteras a cerrar temporalmente si los maestros se enferman en gran número, un dilema que enfrentaron algunas escuelas el año pasado.

“Todos queremos un año escolar estable, pero las ilusiones no son la estrategia para lograrlo”, dijo. “Si queremos un regreso a la normalidad en nuestras escuelas, tenemos que invertir en las condiciones para eso, no solo dejar todo al azar como lo estamos viendo en todo el país”.

El número promedio de casos y muertes de COVID-19 informados ha sido relativamente estable este verano, en alrededor de 100,000 casos por día y entre 300 y 400 muertes.

El CDC dijo anteriormente que si las personas que no están al día con sus vacunas COVID-19 entran en contacto cercano con una persona que da positivo, deben quedarse en casa durante al menos cinco días. Ahora la agencia dice que la cuarentena en el hogar no es necesaria, pero insta a esas personas a usar una máscara de alta calidad durante 10 días y hacerse la prueba después de cinco.

La agencia continúa diciendo que las personas que dan positivo deben aislarse de los demás durante al menos cinco días, independientemente de si fueron vacunados. Los funcionarios de los CDC advierten que las personas pueden terminar el aislamiento si no tienen fiebre durante 24 horas sin el uso de medicamentos y no tienen síntomas o si los síntomas están mejorando.