SÍDNEY, Australia (WFLA/Tampa Hoy) — Cerca de 800 pasajeros que dieron positivo a COVID-19 desembarcaron de un crucero en Sídney el sábado, según oficiales.

A cientos de pasajeros positivos de COVID-19 que desembarcaron del crucero Majestic Princess en Sídney se les pidió que no tomaran el transporte público a su destino, según reportó The Sydney Morning Herald.

Según el Herald, el barco transportaba a 3,300 invitados y a 1,300 tripulantes en un viaje de 12 noches a Nueva Zelanda antes de atracar en Circular Quay a las 6 am. hora local.

La presidenta de Carnival Australia, Marguerite Fitzgerald, confirmó a la prensa local que “aproximado” de 800 casos de COVID-19 se habían registrado, y la mayoría estaban entre los invitados, además de una pequeña cantidad entre los miembros de la tripulación.

Ella dijo que todos los casos eran asintomáticos o levemente sintomáticos.

Fitzgerald dijo que se observaron números elevados de casos aproximadamente a la mitad del viaje, lo que provocó pruebas masivas de “todos”, según sus pautas.

En New South Wales (NSW) ya no es obligatorio que las personas que den positivo en la prueba de COVID-19 se aíslen durante cinco días, tras haberse levantado las reglas el 14 de octubre.

El Departamento de Salud de NSW, en un comunicado el viernes por la noche, dijo que había evaluado el nivel de riesgo de COVID-19 del Majestic Princess como “nivel tres”, que es el más alto en su clasificación de cruceros e indica un “alto nivel de transmisión”. El nivel tres significa que más del 10 por ciento de los que estaban a bordo habían dado positivo, reportó el Herald.

Según el registro del gobierno estatal de los cruceros que llegarán en los próximos días y semanas, el Majestic Princess está programado para salir de Sydney más tarde el sábado para un viaje de regreso de ocho días a Tasmania.