Hotel canario ofrece cobijo a migrantes necesitados

Tampa Hoy

PUERTO RICO DE GRAN CANARIA (AP)- Calvin Luckock, director de hotel, y Unn Tove Saetran, propietaria de un restaurante, en las Islas Canarias, le abrieron las puertas en febrero a un grupo de migrantes que por diversos motivos, quedaron en la calle,  fuera del sistema oficial de recepción e integración migratoria.

La pareja británico-noruega con ayuda de parte del personal de hotel y otros voluntarios, asume los costos para 58  varones jóvenes  de los cuales ocho son menores no acompañados.

“Cuando ves estas pequeñas cosas que causan felicidad, casi te sientes mal, ya sabes lo que quiero decir.” Dijo Unn Tove Saetran, noruega propietaria de restaurante.

En 2020 la pareja había perdido su clientela de turistas por la pandemia del coronavirus, pero el gobierno español NECESITABA alojar a 23,000 migrantes, y  rentó cientos de habitaciones EN hoteles que se habían quedado vacíos por  la pandemia.

El arreglo  ayudó a migrantes y solicitantes de asilo a tener un lugar donde dormir, y permitió a los dueños de los hoteles a mantener empleadas a varias personas.

Pero el contrato terminó en febrero, y miles de migrantes –aunque no todos– fueron trasladados a grandes campamentos migrantes recién habilitados.

“Nos dimos cuenta de que teníamos una fila de gente esperando fuera cuando cerramos las puertas”, dijo Saetran.

Entonces decidieron volver a hospedar a algunos migrantes porque Saetran dijo que no habría podido dormir sabiendo que se quedarían en la calle.

Fode Top, un pescador senegalés de 28 años, dejó su país en noviembre para buscar un empleo mejor en Europa. 

“Si no estuviéramos aquí, estaríamos en la calle”, dijo. “No comeríamos ni dormiríamos. Si comemos y dormimos es gracias a ellos. Se lo agradecemos mucho, de todo corazón”.

Los campos oficiales se han visto plagados de problemas, con reportes de hacinamiento, comida insuficiente, condiciones insalubres y falta de asistencia médica y legal. La policía intervino recientemente con balas de goma en el campo más grande de la isla de Tenerife, tras una pelea entre dos grupos de residentes.

Por eso la pareja Británico-Noruega seguirá albergando a migrantes que lo necesitan.  

Lucock y Saetran  además intentan mantenerles ocupados. Algunos acuden para dar a clases de inglés y español, otros juegan al fútbol en la playa o corren por la montaña con vecinos de la zona. También se juega mucho a las damas y a las cartas.

“En nuestra cultura”, dice Saetran”. tenemos tanto que olvidamos apreciar las pequeñas cosas”.

ANNE MARIE GARCIA, ASSOCIATED PRESS

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.