La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton está solicitando a un tribunal federal que ordene al expresidente Trump que pague sus honorarios legales por una demanda que presentó alegando que ella y otras personas participaron en una conspiración para socavar su campaña de 2016 con acusaciones de colusión rusa.

En una moción presentada el lunes, los abogados de Clinton calificaron la demanda de Trump, que fue desestimada por un tribunal federal de primera instancia en septiembre, una medida que el expresidente apeló, como un “truco político” y argumentaron que alcanzó el umbral para que el tribunal impusiera sanciones.

“Un abogado razonable nunca habría presentado esta demanda, y mucho menos continuaría procesándola después de que las mociones de desestimación de varios demandados resaltaran sus defectos fundamentales e incurables”, escribieron los abogados de Clinton.

Trump presentó la extensa demanda civil en marzo, alegando que Clinton, el Comité Nacional Demócrata, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y más de una docena de personas más orquestaron una conspiración maliciosa para socavar sus perspectivas presidenciales en 2016 al acusar a su campaña de colusión con Rusia.

La demanda nombra a Sullivan en su calidad de principal asesor de política exterior de Clinton durante su campaña.

Durante meses, los abogados de Clinton han considerado que la demanda de Trump tiene motivaciones políticas, y un juez designado por el expresidente Bill Clinton en septiembre desestimó la demanda y la describió como un “manifiesto político”. Desde entonces, Trump ha apelado al 11° Circuito.

Según la ley federal, un juez puede exigir a los abogados que “irrazonablemente y de manera vejatoria” multipliquen los procedimientos judiciales que paguen los costos, gastos y honorarios de abogados excesivos razonablemente incurridos a causa de sus acciones.

“La demanda del demandante no estaba justificada por los hechos, no estaba respaldada por la ley e imponía cargas sustanciales tanto a los demandados como a este Tribunal”, argumentaron los abogados de Clinton. “A pesar de haber sido alertados sobre las muchas deficiencias en la Demanda inicial por una ronda de mociones para desestimar, el Demandante y su abogado presionaron para presentar una Demanda modificada que no solucionó ninguno de los problemas”.

La abogada de Trump, Alina Habba, negó con vehemencia las acusaciones de Clinton en una declaración escrita y devolvió las acusaciones de que la excandidata presidencial presentó la moción con fines políticos.

“Esta moción, convenientemente presentada una semana antes del día de las elecciones, no es más que un intento apenas disimulado de ganar puntos políticos”, continuó. “Esta moción es particularmente inapropiada, dado que el caso de nuestro cliente pronto será revisado por el Undécimo Circuito. Nos opondremos a esta moción y confiamos en que el Tribunal verá a través de esta artimaña”.