LITTLE ROCK, Ark. (AP) — La exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, prestó juramento el martes como la gobernadora número 47 de Arkansas y se convirtió en la primera mujer en ocupar dicho cargo.

En su primer día como gobernadora, Sanders firmó una orden ejecutiva prohibiendo la palabra “Latinx” en comunicación oficial del gobierno estatal, informó NBC.

Esa fue una de siete órdenes firmadas por la nueva gobernadora, inmediatamente después de prestar juramento.

La republicana no mencionó al expresidente Donald Trump ni al actual presidente Joe Biden en un par de discursos que marcaron su toma de posesión. Pero se hizo eco de muchos de los temas de su exitosa candidatura a gobernadora, que ganó en noviembre después de centrarse mucho en cuestiones nacionales y su tiempo en la Casa Blanca de Trump.

Sanders, de 40 años, cuyo padre Mike Huckabee se desempeñó como gobernador durante más de una década, se presentó a sí misma como parte de una nueva cosecha de líderes de su estado natal.

“Un punto de inflexión en la historia de Arkansas marcará el comienzo de una nueva era de buenos trabajos, excelentes escuelas, calles más seguras y familias más fuertes”, dijo Sanders en un discurso de 15 minutos ante una sesión conjunta de la Cámara y el Senado. “La gente de Arkansas, en su vasta sabiduría, han confiado a una nueva generación para liderar. Este es nuestro momento. Esta es nuestra oportunidad”.

Poco después de su toma de posesión, Sanders firmó siete órdenes ejecutivas, incluida una que, según dijo, evitaría que las escuelas públicas enseñaran la teoría crítica de la raza, una forma de pensar sobre la historia de Estados Unidos a través de la lente del racismo. Sanders no dijo si alguna escuela en el estado está enseñando actualmente la teoría, que ha sido el foco de las prohibiciones defendidas por los republicanos en otros estados.

“Mientras yo sea gobernadora, nuestras escuelas se enfocarán en las habilidades que nuestros niños necesitan para salir adelante en el mundo moderno, no en lavarles el cerebro a nuestros niños con una agenda política de izquierda”, dijo durante un discurso inaugural de 22 minutos en el Pasos del capitolio.

También prometió a los agricultores y propietarios de pequeñas empresas del estado que “la mano entrometida del gran gobierno que se acerca sigilosamente desde Washington D.C. será detenida en seco en el río Mississippi”.

“Quitaremos de sus espaldas, de sus billeteras y de sus vidas a los tiranos burocráticos, microadministradores y sobrerreguladores”, dijo.

Con su toma de posesión, Sanders se convierte en la exfuncionaria de Trump más conocida en un cargo electo. Dejó la Casa Blanca en 2019 para regresar a su estado natal después de servir casi dos años como secretaria de prensa. Trump había respaldado la candidatura de Sanders a la gobernación y se destacó en los materiales de su campaña.

En su mayoría, ha evitado opinar sobre el expresidente desde noviembre, y no ha dicho si apoya su tercera candidatura a la Casa Blanca.

La victoria de Sanders se produjo en una elección en la que los republicanos ampliaron su mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado del estado. Los republicanos también ocupan todos los cargos estatales y federales del estado. La Legislatura inauguró la sesión de este año el lunes.

En sus discursos del martes, Sanders ofreció pocos detalles sobre una medida de reforma educativa que, según ella, es su principal prioridad. Sanders dijo que la medida ampliará el prejardín de infantes, mejorará las tasas de alfabetización y preparará a los estudiantes para el lugar de trabajo. También indicó que incluiría alguna forma de uso de dinero público para pagar la educación privada o la educación en el hogar.

“Démosle a los padres un papel más importante en la educación, incluido el derecho a elegir la mejor escuela para sus hijos, ya sea pública, privada o parroquial”, dijo.

Reiteró su apoyo a aumentar el salario de los maestros, aunque no dio una cantidad específica. Los comités de la Cámara de Representantes y el Senado han recomendado otorgar a los maestros aumentos de $4,000.

Los demócratas dijeron que se sintieron alentados por el apoyo de Sanders a los aumentos de maestros y la expansión del prekínder, pero criticaron sus llamados a erradicar lo que ella llama “adoctrinamiento” en las escuelas.

“Los demócratas de Arkansas apoyan a nuestros maestros y saben que, ante todo, están demasiado ocupados calificando trabajos, comprando sus propios útiles y haciendo planes de lecciones para adoctrinar a cualquiera”, dijo el partido en un comunicado.

Otras órdenes ejecutivas que Sanders firmó el martes incluyen congelar la mayoría de las contrataciones gubernamentales y nuevas reglas y regulaciones gubernamentales.

Sanders dijo que quería comenzar a eliminar gradualmente el impuesto sobre la renta del estado, que se ha reducido en los últimos años, aunque no especificó la cantidad que quiere reducir este año. Asume el cargo con el estado sentado sobre más de $2 mil millones en reservas. También reiteró su llamado a un plan de seguridad pública que incluya un nuevo espacio penitenciario.

Sanders sucede a Asa Hutchinson, quien deja el cargo después de ocho años debido a límites de mandato. Hutchinson, un republicano, está considerando postularse para presidente. Dijo que ganar la nominación republicana nuevamente sería el “peor escenario” para su partido.

Además de Hutchinson y su padre, otros exgobernadores de Arkansas que asistieron a la investidura de Sanders incluyeron a los demócratas Mike Beebe y David Pryor, quien también es exsenador.