(NEXSTAR) — El gobernador de Texas, Greg Abbott, dice que fue “engañado” sobre la respuesta de la policía durante el tiroteo mortal en la escuela de Uvalde.

Durante una conferencia de prensa el viernes, Abbott dijo que estaba repitiendo lo que le habían dicho. “La información que me dieron resultó ser, en parte, inexacta”, dijo.

Abbott dijo que tomó notas escritas detalladas mientras hablaba con los funcionarios tras el ataque mortal a la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, y está “furioso por lo que sucedió”.

Agregó que exactamente lo que sucedió debe ser investigado “a fondo, exhaustivamente”.

El martes, el gobernador inicialmente elogió las acciones de las fuerzas del orden horas después de que un hombre armado matara a 19 niños y dos maestras, diciendo que mostraron “un coraje asombroso al correr hacia los disparos” y citó su “respuesta rápida”.

Desde entonces, sin embargo, han surgido preguntas sobre la cronología de la llegada de las fuerzas del orden y sus acciones para detener al tirador.

Los estudiantes atrapados dentro de un salón de clases llamaron repetidamente al 911, incluido uno que suplicó: “Por favor, envíen a la policía ahora”, mientras los oficiales esperaban en el pasillo durante más de 45 minutos, dijeron las autoridades.

El comandante en la escena en Uvalde, el jefe de policía del distrito escolar, creía que el pistolero de 18 años, Salvador Ramos, estaba atrincherado dentro de las aulas contiguas de la escuela primaria Robb y que los niños ya no estaban en riesgo, dijo Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, en una polémica conferencia de prensa el viernes.

“Fue una decisión equivocada”, dijo.

Esta es una historia en desarrollo; Associated Press contribuyó a este informe.