Fiscales: policía del Capitolio le dijo a un manifestante el 6 de enero que ocultara pruebas

Tampa Hoy

FILE – In this Jan. 6, 2021, file photo insurrections loyal to President Donald Trump rally at the U.S. Capitol in Washington. A federal judge held the director of the District of Columbia’s Department of Corrections and the warden of the city’s jail in contempt of court on Wednesday, Oct. 13, and asked the Justice Department to investigate whether the civil rights of inmates are being abused. U.S. District Judge Royce Lamberth had hauled the jail officials into court as part of the criminal case into Christopher Worrell, a member of the Proud Boys who has been charged in the Jan. 6 attack at the U.S. Capitol. (AP Photo/Jose Luis Magana, File)

WASHINGTON (AP) – Un oficial de policía del Capitolio de Estados Unidos fue acusado formalmente de obstrucción a la justicia luego de que los fiscales dijeron que ayudó a ocultar evidencia de la participación de un manifestante en la insurrección del 6 de enero.

El oficial, Michael A. Riley, está acusado de alertar a alguien que participó en los disturbios diciéndoles que eliminen las publicaciones de Facebook que mostraban a la persona dentro del Capitolio durante el ataque del 6 de enero, según documentos judiciales.

Riley, de 50 años, compareció virtualmente en un tribunal federal en Washington y fue puesto en libertad con varias condiciones, incluida la entrega de armas de fuego y no viajar fuera de Estados Unidos sin el permiso de un juez. Se le ordenó regresar a la corte a finales de este mes.

Riley, quien respondió a un informe de una bomba casera el 6 de enero y ha sido oficial de policía del Capitolio durante unos 25 años, le había enviado a la persona un mensaje diciéndole que era un oficial de la fuerza policial que “está de acuerdo con su política postura”, dice una acusación en su contra.

La acusación detalla cómo Riley envió docenas de mensajes a la persona no identificada, alentándolos a eliminar fotos y videos incriminatorios y diciéndoles cómo el FBI estaba investigando para identificar a los manifestantes.

El abogado de Riley no respondió de inmediato al mensaje de un periodista en busca de comentarios.

En un comunicado, el jefe de policía del Capitolio de los Estados Unidos, Tom Manger, dijo que el departamento se enteró de la investigación contra Riley hace varias semanas y lo puso en licencia administrativa cuando fue arrestado el viernes. Manger calificó la acusación como una “acusación muy grave” y dijo que la Oficina de Responsabilidad Profesional del departamento también estaba abriendo una investigación interna.

Su arresto y la acusación de que un oficial de la Policía del Capitolio en servicio estaba tratando de obstruir la investigación del ataque es particularmente notable porque muchos de sus colegas fueron brutalmente golpeados en la insurrección. El motín dejó a decenas de policías ensangrentados y magullados mientras la multitud de alborotadores a favor de Trump, algunos armados con pipas, murciélagos y spray para osos, cargó contra el Capitolio, invadiendo rápidamente a la abrumada fuerza policial.

Un oficial fue golpeado y electrocutado con una pistola paralizante repetidamente hasta que tuvo un ataque al corazón; otro echaba espuma por la boca y gritaba pidiendo ayuda mientras los manifestantes lo aplastaban entre dos puertas y lo golpeaban en la cabeza con su propia arma.

Más de 600 personas enfrentan cargos por el ataque del 6 de enero, en el que una turba leal al entonces presidente Donald Trump irrumpió en el Capitolio, luchó contra la policía y trató de detener la certificación de la victoria electoral del presidente Joe Biden.

En los días posteriores al ataque, decenas de manifestantes hicieron alarde de su participación en publicaciones en las redes sociales que se jactaban de su capacidad para ingresar al Capitolio. Pero luego muchos comenzaron a darse cuenta de que podría usarse como evidencia y comenzaron a eliminarlo.

Una revisión de Associated Press de los registros judiciales encontró que al menos 49 acusados están acusados de intentar borrar fotos, videos y textos incriminatorios de teléfonos o cuentas de redes sociales que documentan su conducta cuando la mafia pro-Trump irrumpió en el Congreso e interrumpió brevemente la certificación del demócrata. Victoria electoral de Joe Biden.

Los expertos dicen que los esfuerzos para borrar las cuentas de las redes sociales revelan una voluntad desesperada de manipular la evidencia una vez que estas personas se dieron cuenta de que estaban en problemas. Dicen que puede servir como una prueba poderosa de la conciencia de culpabilidad de las personas y puede hacer que sea más difícil negociar acuerdos de culpabilidad y buscar indulgencia en la sentencia.

Riley le dijo al manifestante que la escena era un “espectáculo de m**** total”. “Me alegra que hayas salido ileso de allí. Tuvimos más de 50 oficiales heridos, algunos bastante mal”, escribió el oficial, según la denuncia.

Cuando el manifestante dijo a través de mensajes que no creía que hubiera hecho nada malo, Riley respondió, según los documentos judiciales: “Lo único que puedo ver es si entraste en el edificio y tienen pruebas de que te acusarán. Siempre podías articular que no tenías a dónde ir, pero eso es para la corte”.

Más tarde, en enero, después de que dos habían discutido su amor por la pesca, Riley le dijo al hombre que saliera de las redes sociales.

“Están arrestando a decenas de personas al día”, escribió, según la publicación. “Todos los que estaban en el edificio. Participó en actos violentos o destrucción de propiedad y todos están siendo acusados federalmente de delitos graves”.

Hacer desaparecer el contenido digital no es tan fácil como eliminar contenido de los teléfonos, eliminar publicaciones en redes sociales o cerrar cuentas. Los investigadores han podido recuperar el contenido digital solicitándolo a las empresas de redes sociales, incluso después de que se cierran las cuentas. Las publicaciones realizadas en Facebook, Instagram y otras plataformas de redes sociales son recuperables durante un cierto período de tiempo, y las autoridades solicitan habitualmente a esas empresas que conserven los registros hasta que obtengan órdenes judiciales para ver las publicaciones.

A pesar de las críticas iniciales de que la policía del Capitolio no hizo lo suficiente para detener a los alborotadores, Riley es el primer oficial de policía del Capitolio en ser acusado de un crimen relacionado con la insurrección.

Pero varios policías actuales y anteriores fueron arrestados por cargos relacionados con disturbios, incluidos dos policías de Virginia que posaron para una foto durante el ataque. En julio, las autoridades arrestaron a un agente de la Administración Antidrogas fuera de servicio acusado de posar para fotografías en las que mostraba su placa de la DEA y su arma de fuego fuera del Capitolio durante el motín.

Otros agentes de la ley fueron investigados por su presencia en el Capitolio ese día o en el mitin de Trump antes del motín. En enero, una encuesta de Associated Press de las agencias de aplicación de la ley en todo el país encontró que al menos 31 oficiales en 12 estados están siendo examinados por sus supervisores por su comportamiento en el Distrito de Columbia o enfrentan cargos criminales por participar en el motín.

En septiembre, la Policía del Capitolio dijo que los funcionarios habían recomendado una acción disciplinaria en seis casos después de una revisión interna del comportamiento de los oficiales a raíz del ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos. La Oficina de Responsabilidad Profesional del departamento había abierto 38 investigaciones internas y pudo identificar a 26 de los oficiales involucrados, dijo la policía en un comunicado en ese momento. En 20 de los casos, no se encontró ninguna infracción.

No está claro si Riley se encontraba entre los oficiales que fueron remitidos para una acción disciplinaria.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.