Las autoridades brasileñas están reabriendo un caso de fraude penal contra el representante electo George Santos (R-N.Y.) de hace más de una década y buscan su respuesta, lo que se suma a las investigaciones locales y federales que ya están en curso en los Estados Unidos tras las revelaciones del declaraciones falsas que ha hecho sobre sí mismo.

Un portavoz de la oficina del fiscal de Río de Janeiro le dijo a The New York Times que la policía no había podido localizar a Santos, pero con su ubicación conocida, la oficina solicitará que el Departamento de Justicia le notifique formalmente los cargos.

Según los informes, Santos ingresó a una pequeña tienda de ropa en Niterói, una ciudad en las afueras de Río de Janeiro, poco antes de cumplir 20 años en 2008 y gastó casi $700 usando una chequera robada y un nombre falso, según los registros judiciales.

Santos admitió ante el dueño de la tienda que cometió fraude en agosto de 2009 y escribió en un sitio web de redes sociales que sabe que “metió la pata”, pero quiere pagar. Él y su madre le dijeron a la policía al año siguiente que le robó la chequera a un hombre para quien la madre trabajaba anteriormente, informó el Times.

Un juez aprobó un cargo contra Santos en septiembre de 2011 y ordenó que Santos respondiera, pero en octubre estaba en Estados Unidos.

Santos negó previamente que se hubiera presentado algún cargo penal en su contra en Brasil en una entrevista con el New York Post la semana pasada.

“No soy un criminal aquí, ni aquí ni en Brasil ni en ninguna jurisdicción del mundo”, dijo. “Absolutamente no. Eso no sucedió”.

El abogado de Santos, Joe Murray, le dijo al Times que “no fue una sorpresa” que Santos tenga enemigos en el Times que estén tratando de “difamarlo” con estas “acusaciones difamatorias”.

The Hill se ha comunicado con la campaña de Santos para hacer comentarios.

El informe se produce cuando Santos ya enfrenta dos investigaciones separadas derivadas de su admisión de haber hecho una variedad de afirmaciones falsas sobre su educación, trabajo y antecedentes personales mientras se postulaba para el Congreso para representar al 3er Distrito Congresional de Nueva York.

El fiscal de distrito del condado de Nassau y las autoridades federales anunciaron la semana pasada que iniciarían investigaciones sobre él.

Santos admitió haber “embellecido” su currículum durante la entrevista con el Post, reconociendo que hizo declaraciones falsas sobre haber trabajado para Goldman Sachs y haberse graduado de Baruch College en Nueva York, ninguna de las cuales hizo. También admitió que no es judío a pesar de haber afirmado ser un “orgulloso judío estadounidense” en un documento de posición durante la campaña.

Muchos demócratas han pedido que Santos se haga a un lado de su cargo a la luz de las revelaciones, y algunos republicanos han dicho que la Cámara de Representantes y el Partido Republicano deberían analizar su futura posición en el organismo.