MADRID (AP) — Un tribunal en España desestimó el jueves la apelación de la cantante colombiana Shakira en un caso de fraude fiscal, allanando el camino para un juicio después de que un juez concluyó previamente que había pruebas suficientes para sugerir que la estrella del pop pudo haber eludido sus obligaciones fiscales con el gobierno.

El caso llegó a los titulares por primera vez en diciembre de 2018 después de que los fiscales españoles acusaran a la cantante de no pagar 14.5 millones de euros (15.5 millones de dólares) en impuestos sobre los ingresos obtenidos entre 2012 y 2014.

Shakira, de 45 años, negó haber actuado mal cuando testificó en junio de 2019.

En el centro de la disputa legal está la cuestión de la residencia de la cantante: los fiscales alegan que vivía principalmente en España a pesar de tener una residencia oficial en las Bahamas.

En su decisión emitida el jueves, el tribunal español dijo que la evidencia sugiere que Shakira era “residente habitual en España”, y agregó que la documentación no demostraba su residencia a efectos fiscales en otro país.

El tribunal confirmó un fallo de julio en el que el juez español Marco Juberías escribió que su investigación de tres años encontró que existían “pruebas suficientes de criminalidad” para que el caso fuera a juicio.

La firma de relaciones públicas de Shakira dijo el jueves que había pagado inmediatamente lo que debía una vez que la Oficina de Impuestos de España le informó de la deuda.

“La conducta de Shakira en materia tributaria siempre ha sido impecable en todos los países donde ha tenido que pagar impuestos, y ha confiado y seguido fielmente las recomendaciones de los mejores especialistas y expertos asesores”, dijo la firma de relaciones públicas en un comunicado.

El equipo legal de Shakira seguirá “defendiendo su inocencia”, según el comunicado.

La cantante se enfrenta a una posible multa y una pena de prisión, si es declarada culpable de evasión de impuestos. Sin embargo, un juez puede dispensar el tiempo de prisión para los infractores primerizos si son sentenciados a menos de dos años tras las rejas.