TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — El actor William Shatner ha compartido detalles de su experiencia espacial a bordo del Blue Origin de Jeff Bezos en octubre de 2021 en un extracto de su nuevo libro “Boldly Go: Reflections on a Life of Awe and Wonder”, publicado por la revista Variety.

En el extracto compartido con Variety, Shatner de 91 años de edad, detalla su aventura abordo del transbordador espacial el 13 de octubre de 2021. El actor, conocido por su papel de Capitán Kirk en Star Trek, obtuvo el récord como la persona de mayor edad en viajar al espacio a sus 90 años de edad.

“Fue uno de los sentimientos de angustia más fuertes que he encontrado”, recordó Shatner. “El contraste entre la cruel frialdad del espacio y la calidez de la Tierra debajo me llenó de una tristeza abrumadora”, afirmó Shatner. “Todos los días, nos enfrentamos al conocimiento de una mayor destrucción de la Tierra en nuestras manos: la extinción de especies animales, de flora y fauna… Cosas que tardaron cinco mil millones de años en evolucionar, y de repente nunca las volveremos a ver debido a la interferencia. de la humanidad. Me llenó de pavor”.

El actor también compartió una experiencia aterradora mientras estaba abordo del transbordador. La tripulación fue informada de una pequeña anomalía en el motor justo antes de despegar.

“¿¡Una anomalía en el motor!? Suena un tanto serio, ¿cierto?”, escribe Shatner. “Aparentemente, la anomalía no era muy grave porque 30 segundos después autorizaron el despegue y comenzó la cuenta regresiva”.

Shatner también compartió su experiencia con la Fuerza de Gravedad y su impresión una vez que la tripulación de cuatro personas alcanzó la ingravidez.

“Nos quitamos los arneses y comenzamos a flotar. Las otras personas comenzaron inmediatamente a hacer piruetas y disfrutar de todos los efectos de la ingravidez. Yo no quería ser parte de eso. Quería, necesitaba llegar a la ventana lo más rápido posible para ver qué había afuera, relata Shatner.

Cuando Shatner alcanzó la ventana y empezó a explorar todo a su alrededor, sus emociones se convirtieron en una montaña rusa.

“Todo lo que vi fue muerte. Vi un vacío frío, oscuro, negro. Era diferente a cualquier negrura que puedas ver o sentir en la Tierra. Era profundo, envolvente, que lo abarcaba todo”, describió Shatner al ver en dirección opuesta a la Tierra. “Me volví hacia la luz del hogar. Pude ver la curvatura de la Tierra, el beige del desierto, el blanco de las nubes y el azul del cielo. Era la vida nutriendo, sustentando. Vida. Madre Tierra. Gaia. Y yo la estaba dejando”.

Al parecer, la experiencia en el espacio, hizo que Shatner volviera al lado del optimismo, aunque, como compartió, “reforzó diez veces mi propia visión sobre el poder de nuestro hermoso y misterioso enredo humano colectivo y, finalmente, devolvió un sentimiento de esperanza a mi corazón”. Concluyó con un desafío final: “volver a dedicarnos a nuestro planeta, a los demás, a la vida y al amor que nos rodea. Si aprovechamos esa oportunidad”.