WASHINGTON (NEXSTAR) – Una colaboración inesperada entre MTV y la Primera Dama atrajo la atención de un grupo a la Casa Blanca el miércoles para hablar sobre salud mental.

Selena Gomez y jóvenes influyentes de la salud mental conversaron con la Dra. Jill Biden y el Director General de Salud Pública, Vivek Murthy, sobre la necesidad de tener conversaciones reales sobre estos temas.

“Es un tema que puede y debe ser discutido libremente y sin vergüenza. Por eso es tan importante un evento como este, especialmente en un lugar como este”, dijo Gómez.

La administración Biden dice que es parte de sus esfuerzos más grandes en salud mental.

“Estamos trabajando arduamente para construir un movimiento más amplio para cambiar la forma en que pensamos fundamentalmente sobre la salud mental para no estigmatizarla”, dijo Murthy.

Juan Acosta es un activista de salud mental en California. Dice que conoce el dolor que sienten muchos jóvenes.

“Luchan detrás de puertas cerradas y, a veces, ya no logran salir por esas puertas”, dijo Acosta. “Y tenemos que cambiar eso”.

Los defensores quieren ir más allá de desestigmatizar los problemas de salud mental y trabajar para aumentar el acceso a los recursos.

“La conclusión es que la salud mental es salud y tenemos que ayudar a todos a ver eso y tenemos que reflejarlo en nuestro sistema de atención médica”, dijo Murthy.

Están presionando por más educación y financiamiento para servicios como terapia y consejería escolar. El líder de salud mental juvenil Mahmoud Kehdr dice que todo debe hacerse con un enfoque en la equidad

“Debe ser accesible para todos los jóvenes. Jóvenes de color, jóvenes que no tienen acceso a estos recursos”, dijo Kehdr.

La defensora Diana Chao está instando a los líderes federales a buscar formas de adelantarse a los problemas de salud mental, porque siente que el acceso al tratamiento no es la solución completa.

“No queremos ser reactivos sobre las enfermedades mentales, queremos ser proactivos sobre el bienestar mental”, dijo Chao. “El cincuenta por ciento de todos los casos de enfermedad mental de por vida comienzan a los 14 años, por lo que cuando hablamos de lo que sucede después, es una conversación que ya es demasiado tarde”.