FAIRFAX, Virginia, EE.UU. (AP) — Un jurado civil de siete personas en Virginia reanudará las deliberaciones el martes en el juicio por difamación de Johnny Depp contra Amber Heard. Lo que el jurado considere será muy diferente del debate público que ha envuelto los procedimientos de alto perfil.

Durante seis semanas, el testimonio se centró en los detalles del presunto abuso que Heard dice haber sufrido a manos de Depp. Heard ha descrito más de una docena de casos específicos en los que dice que fue agredida por Depp.

Depp ha negado cualquier abuso físico o sexual y dice que Heard inventó las afirmaciones para destruir la reputación de Depp. Las legiones de fanáticos en línea de Depp se han centrado en su creencia de que Heard no ha dicho la verdad y que eso determinará el resultado.

Pero el caso en sí es un reclamo por difamación. Depp demandó a Heard por difamación, por $50 millones, en el Tribunal de Circuito del Condado de Fairfax por un artículo de opinión de diciembre de 2018 que escribió en The Washington Post describiéndose a sí misma como “una figura pública que representa el abuso doméstico”.

Ese artículo ni siquiera menciona a Depp por su nombre, pero sus abogados dicen que, no obstante, fue difamado. La mayor parte del artículo analiza la política pública en relación con la violencia doméstica, y los abogados de Heard dicen que ella tiene derecho a opinar según la Primera Enmienda.

Sin embargo, en los argumentos finales, la abogada de Depp, Camille Vasquez, argumentó que los derechos de libertad de expresión de Heard tienen límites.

“La Primera Enmienda no protege las mentiras que lastiman y difaman a las personas”, dijo.

Los abogados de Depp señalan dos pasajes del artículo que dicen que se refieren claramente a Depp.

En el primer pasaje, Heard escribe que “hace dos años, me convertí en una figura pública que representaba el abuso doméstico y sentí toda la fuerza de la ira de nuestra cultura”. Los abogados de Depp lo llaman una clara referencia a Depp, dado que Heard acusó públicamente a Depp de violencia doméstica en 2016, dos años antes de que ella escribiera el artículo.

En un segundo pasaje, afirma: “Tuve la rara ventaja de ver, en tiempo real, cómo las instituciones protegen a los hombres acusados de abuso”. (Los abogados de Depp también buscan daños y perjuicios por un titular que apareció sobre la versión en línea del artículo, aunque Heard no lo escribió).

El jurado, que tiene que llegar a una decisión unánime para un veredicto, debe decidir si esos pasajes en el Post son difamatorios. Y el formulario de veredicto les da instrucciones paso a paso sobre cómo determinar eso.

Los abogados de Heard dicen que han presentado una montaña de evidencia de que Heard fue abusada. Pero dicen que incluso si el jurado de alguna manera creyera que ella nunca fue abusada ni una sola vez, aún debería prevalecer en la demanda.

Eso es porque la ley de difamación explica varios factores que deben ser considerados. Primero, las supuestas declaraciones difamatorias tienen que ser sobre el demandante. Los abogados de Heard dijeron que el artículo no se trata de Depp en absoluto. No se menciona, y dicen que la atención se centra en la experiencia de Heard sobre las consecuencias de hablar. Esas declaraciones siguen siendo objetivamente verdaderas incluso si ella no fue abusada, sostienen sus abogados.

Los abogados de Depp, sin embargo, dicen que los dos pasajes son claras referencias a Depp, dada la publicidad que rodeó su proceso de divorcio de 2016.

Además, debido a que Depp es una figura pública, Heard solo puede ser declarada culpable de difamación si el jurado decide que Heard actuó con “real malicia”, lo que requiere pruebas claras y convincentes de que sabía que lo que estaba escribiendo era falso o que actuó con temerario desprecio por la verdad.

El abogado de Heard, J. Benjamin Rottenborn, dijo durante los argumentos finales del viernes que Heard revisó cuidadosamente los borradores del artículo (el primer borrador no fue escrito por ella, sino por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles) con sus abogados para asegurarse de que lo escrito pasara la revisión legal. Rottenborn dijo que ese hecho por sí solo es prueba suficiente de que ella no actuó con verdadera malicia.

En cuanto al abuso en sí, los abogados de Depp intentaron sugerirle al jurado que si creen que Heard está mintiendo o embelleciendo cualquiera de sus afirmaciones de abuso, que no se puede confiar en ella y que todas sus denuncias de abuso deben descartarse por no ser confiables.

“O lo crees todo o no lo crees”, dijo Vásquez. “O es víctima de un abuso feo y horrible, o es una mujer que está dispuesta a decir absolutamente cualquier cosa”.

En el cierre de Heard, Rottenborn dijo que el punto sobre la evidencia de abuso de Heard ignora el hecho de que hay evidencia abrumadora a su favor y envía un mensaje peligroso a las víctimas de violencia doméstica.

“Si no tomaste fotos, no sucedió”, dijo Rottenborn. “Si tomaste fotos, son falsas. Si no se lo dijiste a tus amigos, están mintiendo. Si le dijiste a tus amigos, son parte del engaño”.

Y rechazó la sugerencia de Vásquez de que si el jurado cree que Heard podría estar embelleciendo un solo acto de abuso, tienen que ignorar todo lo que ella dice. Dijo que el reclamo por difamación de Depp debe fallar si Heard sufrió incluso un solo incidente de abuso.

“Están tratando de engañarte para que pienses que Amber tiene que ser perfecta para ganar”, dijo Rottenborn.