CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Bad Bunny cerró a lo grande su gira internacional en el Estadio Azteca de la Ciudad de México, rodeado de amigos como Sech, Li Saumet, Jhayco y Raquel Berrios, pero empañado por supuestos problemas con los boletos de admisión para sus conciertos.

Al concierto de Bad Bunny le precedieron muchas publicaciones en TikTok e Instagram. Los fans conocieron anticipadamente la escenografía de playa, la palmera voladora con la que el reggaetonero recorrería el estadio e incluso algunas de las coreografías de sus bailarines en traje de baño, pero lo que no sabían es que El Conejo Malo hizo el esfuerzo de interpretar en vivo muchos de los duetos de su popular álbum “Un verano sin ti” con sus artistas invitados en la producción.

Bad Bunny performs in a concert at Azteca Stadium in Mexico City, Friday, Dec. 9, 2022. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

“Yo espero que todas las canciones que hemos cantado esta noche se conviertan en eso, en un recuerdo, en un futuro, del momento de esta noche, que dure para siempre México. No se olviden de esta noche, por favor, se los pido, yo nunca voy a olvidar mi primera vez aquí en el Azteca”, afirmó Bad Bunny antes de interpretar “Dos mil 16” ante los 85,000 asistentes al primero de sus dos conciertos en el estadio.

Con Saumet de Bomba Estéreo cantó el éxito “Ojitos lindos”, con Berrios de Buscabulla “Andrea” y con Chencho Corleone “Me porto bonito”. A Jhayco lo convocó para “Tarot” y su éxito “Dákiti”, incluido en el álbum “El último tour del mundo” de Bad Bunny, así como “No me conoce” de Jhayco en cuyo remix el invitado es Bad Bunny.

Otro de sus amigos convocados fue Mora para “Una vez” y “Volando (remix)” con Sech, quien a su vez cantó “Ignorantes” del álbum “YHLQMDLG” de Bad Bunny. Sech se dio gusto además entonando en solitario su éxito “Otro trago”.

Los pioneros del reggaetón Jowell & Randy, quienes señalaron que cumplen 20 años de carrera, fueron otros de los invitados que tuvieron un momento para cantar sin su anfitrión. Los puertorriqueños interpretaron en solitario “No te veo”, “Bonita” y “23”, mientras que con Bad Bunny pusieron a bailar a la gente con “Safaera”, otra canción de “YHLQMDLG”.

Bad Bunny interpretó sin invitados grandes temas de “Un verano sin ti” que han sonado en innumerables fiestas y discotecas: “Tití me preguntó”, “Party”, “Moscow Mule” y “Callaíta”, esta última lanzada en 2019 como sencillo y finalmente incorporada a su álbum este año. Tampoco podían faltar “Yo perreo sola”, “Si veo a tu mamá” y “Si Estuviésemos Juntos” de su álbum debut de 2018 “X100PRE”, con el cual se había presentado en concierto en México, entre otras presentaciones previas en el país.

People listen to Bad Bunny perform at Azteca Stadium in Mexico City, Friday, Dec. 9, 2022. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

El público recibió brazaletes de luces que se sincronizaban y cambiaban de color al ritmo de la música y también hubo fuegos artificiales en múltiples canciones. El famoso momento de la palmera voladora llego con “Un coco” y “La canción”, la segunda, un tema de su aclamado álbum con J Balvin “Oasis” de 2019.

También hubo un novio que le pidió matrimonio a su novia en el escenario y durante un receso entre canciones sonó un fragmento de “Querida” de Juan Gabriel. A su vez, los fans le cantaron a Bad Bunny el tema clásico del cancionero mexicano “Cielito lindo”.

“Yo también la estoy pasando ca—- como ustedes. Gracias, se los juro, no esperaba menos de la gente en la Ciudad de México”, dijo el cantante. “Honestamente, desde … que me dieron la noticia de que me iba a presentar aquí, no había esperado un día tanto como el de hoy”.

La expectativa por el concierto comenzó a potenciarse desde enero, cuando Bad Bunny anunció que visitaría México con su World’s Hottest Tour, la primera gira de estadios del artista, y sólo fue en aumento mes con mes.

Bad Bunny llegó a la capital tras recorrer Estados Unidos de costa a costa, así como de conciertos en República Dominicana, Chile, Argentina, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y de dos fechas en la norteña ciudad mexicana de Monterrey.

Además, arribó después de ser declarado por la publicación especializada Pollstar como el artista con la gira más lucrativa del año por encima de Elton John, Lady Gaga y los Red Hot Chili Peppers. El músico obtuvo por tercer año consecutivo el título del más escuchado a nivel mundial de Spotify y en noviembre, además de conquistar cinco premios Latin Grammy en las categorías de música urbana, logró una nominación histórica al mejor álbum del año en los Grammy por “Un verano sin ti”, el primer álbum cantado en español en conseguirlo.

Desde horas antes, las vialidades que comunican al Estadio Azteca estaban colapsadas por los fanáticos que iban a ver lo que se consideró “el concierto más esperado del año”. Los boletos se vendieron en algunos casos en miles de pesos y se reportaban reventas de hasta decenas de miles.

PROBLEMAS CON LOS BOLETOS

Al ser un espectáculo tan codiciado, también tuvo su carga de incertidumbre y malas noticias para algunos. Un grupo de jóvenes se congregó fuera del estadio con la intención de “dar portazo” (entrar por la fuerza), por lo que el acceso se limitó momentáneamente y fue requerida la presencia de fuerzas policiales, incluso de la policía montada, para mantener el orden.

De igual manera, comenzaron a surgir quejas de asistentes que decían que sus boletos habían sido clonados y que no pudieron entrar, pese a que los habían adquirido legalmente en Ticketmaster.

“La Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) ya solicitó un informe a Ticketmaster sobre el problema con los boletos de acceso al concierto de Bad Bunny en el Estadio Azteca. Pedimos a los consumidores afectados que formalicen sus quejas para atenderlas en los términos de la ley”, tuiteó el viernes por la noche el procurador federal del consumidor, Ricardo Sheffield.

Todo esto llevó a que el concierto iniciara a las 10:00 pm, bastante después de las 8:30 que estipulaban los boletos, incluso tomando en cuenta que en México es normal que los conciertos masivos empiecen después de la hora original.

El lunes, el procurador Sheffield a través de sus redes sociales, escribió el siguiente mensaje:

“Los consumidores que teniendo boletos comprados a @Ticketmaster_Me no pudieron acceder al concierto de Bad Bunny deben recibir un reembolso total más un 20% de indemnización.

La empresa está obligada a responder por la afectación. ¡No se vale!”

Y a pesar de todo, la gente salió extasiada cerca de la 1:00 de la mañana. Afuera no faltaron los vendedores ambulantes de camisetas, sudaderas, sombreros, plumas y tazas, muchos de ellos con estampados del corazón triste de “Un verano sin ti”, que se vendían como pan caliente. Los fans de Bad Bunny van a “empezar el 2023 bien ca—-”.