TAMPA, Fla. (WFLA) – Un nuevo estudio dirigido por la NOAA arroja algo de luz sobre un misterio de larga data sobre las temporadas de huracanes en el Atlántico Norte. ¿Por qué hubo una disminución en la actividad de los huracanes en las décadas de 1970 y 1980?

Algunos científicos habían conjeturado que podría deberse, créalo o no, a un aire más limpio. Según la nueva investigación , eso es correcto.

El siguiente gráfico muestra un promedio móvil de 15 años de huracanes en la cuenca del Atlántico. Los ciclos parecen evidentes con una recesión en las décadas de 1970 y 1980.

Durante mucho tiempo se pensó que el ciclo ascendente y descendente tenía que ver con una oscilación natural interna multidecadal, pero ahora parece más probable que sea provocado por el hombre a través de los cambios en la contaminación del aire del Atlántico Norte.

Vecchi et al. 2021 muestra naturaleza cíclica en el número de huracanes sobre el Atlántico con recesión en los años 70 y 80

Desde mediados de 1900 en adelante hasta la década de 1970, la contaminación del aire fue en aumento en los EE. UU. Esa contaminación del aire fue soplada desde los EE. UU. sobre el Océano Atlántico y actuó para reflejar algunos de los rayos del sol de regreso al espacio, enfriando los océanos. El agua más fría significa menos energía para alimentar las tormentas.

Imagen: WFLA
Imagen: WFLA

Pero en la década de 1970 entró en vigor la Ley de Aire Limpio y comenzó a reducir las cifras de contaminación. Desde la década de 1980, hemos visto una disminución del 50 % en la contaminación del Océano Atlántico proveniente de los EE. UU. y, según el estudio, ese es un ingrediente clave en el aumento del 33 % en los sistemas tropicales del Atlántico desde 1980.

El sombreado azul sobre el este de los EE. UU. representa una disminución de la contaminación desde 1980 y el rojo/amarillo sobre Asia revela una mayor contaminación.
El sombreado rojo/amarillo sobre el Atlántico muestra una mayor actividad tropical debido a una menor contaminación desde 1980. El azul/verde sobre el Pacífico occidental revela una menor actividad tropical debido a una mayor contaminación.

El meteorólogo jefe y especialista en clima de la WFLA, Jeff Berardelli, habló con el autor principal del artículo, el Dr. Hiro Murakami, del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de la NOAA. Dijo que en los últimos 40 años la contaminación ha jugado un papel más importante que el cambio climático en la regulación de las temporadas de huracanes. Pero en el futuro, dice, el efecto invernadero desempeñará un papel más dominante.