CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El huracán Blas frente a la costa mexicana del Pacífico el jueves obligó al cierre de un puerto por precaución, en una zona que aún se recupera de los destrozos causados por la primera tormenta fuerte de la temporada.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que Blas se encontraba unos 355 kilómetros (220 millas) al sur de Manzanillo, México, el jueves por la mañana, con vientos sostenidos máximos de 140 kph (85 mph). La tormenta podría fortalecerse, pero no amenazaba la tierra. Se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 13 kph (8 mph) y se pronosticaba que permanecería sobre el océano.

Pero los meteorólogos dijeron que Blas podría provocar oleaje peligroso en la costa, y el capitán de Puerto Escondido, en el estado de Oaxaca, anunció el cierre del puerto a la navegación a partir del miércoles por la tarde.

La región al sureste de Puerto Escondido fue azotada por el huracán Agatha, que tocó tierra cerca de Puerto Ángel el 30 de mayo con vientos sostenidos máximos de 165 kph (105 mph). Las autoridades dijeron que las inundaciones y aludes provocados por las lluvias intensas de Agatha causaron la muerte de nueve personas, en tanto otras cinco permanecían desaparecidas.

El jefe militar local, Antonio Ramírez Escobedo, dijo al diario nacional Milenio que 17 poblaciones de la región montañosa seguían aisladas debido a la caída de puentes, los deslaves y los árboles derribados.

Dijo que más de 100,000 personas de 119 poblaciones han sufrido daños en sus viviendas.

La Secretaría de Interior declaró el estado de desastre en 38 municipios, que pueden recibir ayuda de manera prioritaria.