(NEXSTAR) — ¿Se te acabaron las ideas tratando de calmar a tu bebé? Buenas noticias: los investigadores dicen que han descifrado el código sobre cómo calmar a los bebés inquietos que no dejan de llorar.

En el estudio revisado por pares publicado por Current Biology, 21 bebés fueron evaluados en 32 sesiones utilizando cuatro métodos diferentes de calma para que regresen a sus cunas en paz. De manera abrumadora, dicen los investigadores, el proceso ganador fue lo que ellos llaman “Cargar en 5 minutos, sentarse de 5 a 8 minutos”.

Así es como funciona, según el estudio:

  1. Con el bebé en brazos, camine durante cinco minutos. Los investigadores dicen que el movimiento de arrullo alivia el llanto y promueve el sueño en los bebés.
  2. Antes de acostar al bebé para dormir, siéntate con él en tus brazos durante cinco a ocho minutos. El movimiento de parada y arranque ayuda a evitar que los bebés se despierten después de acostarse, dicen los investigadores.

Otros métodos que se probaron con los bebés incluyeron WalkHold (el padre sostiene al bebé y camina); SitHold (el padre sostiene al bebé y se sienta); CUNA (el bebé fue puesto en una cuna); y MCOT (bebé colocado en una cuna o cochecito móvil y mecido hacia adelante y hacia atrás). Los investigadores dicen que estos métodos produjeron resultados mixtos.

Si bien algunos de los métodos lo calmaron inicialmente, no ayudaron a regresar a la cuna. Otros ayudaron a los bebés a llegar tranquilamente a sus cunas, pero no los mantuvieron dormidos, según el estudio.

Para los nuevos padres, los episodios prolongados de llanto, especialmente en medio de una noche de falta de sueño, pueden ser uno de los principales desafíos con un nuevo bebé. La Academia Estadounidense de Pediatría dice que los bebés generalmente no tienen ciclos regulares de sueño hasta alrededor de los 4 meses. Y aunque los recién nacidos duermen hasta 16 o 17 horas al día, es solo en incrementos de 1 a 2 horas, dice la AAP.

“Alrededor del 20-30% de los bebés lloran en exceso y muestran dificultades para dormir sin motivo aparente, lo que provoca estrés en los padres e incluso provoca maltrato infantil impulsivo en un pequeño número de casos”, escriben los investigadores.

Los autores dijeron que esperan que su trabajo se verifique con más estudios.

Mientras tanto, la AAP recomienda algunos comportamientos para ayudar a los bebés a dormir toda la noche, incluido asegurarse de que los bebés permanezcan despiertos durante períodos más largos del día. Además, los padres deben hacer que las horas de alimentación y las interacciones nocturnas sean más tranquilas, susurrando si es necesario.