(AP) — La nadadora artística estadounidense Anita Álvarez “no respiraba” cuando fue rescatada del fondo de la piscina después de desmayarse en el Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos.

La joven de 25 años perdió el conocimiento después de completar su rutina final libre en solitario en Budapest el miércoles.

La entrenadora de Álvarez, Andrea Fuentes, respondió al drama lanzándose completamente vestida para llevar a la nadadora a un lugar seguro.

“Fue un gran susto”, dijo la cuatro veces medallista olímpica Fuentes al diario español Marca.

“Me asusté porque vi que no respiraba, pero ahora está muy bien.

“Ella solo tenía agua en sus pulmones, una vez que comenzó a respirar de nuevo, todo estuvo bien”.

Y en declaraciones a Radio Española, dijo: “Se sintió como una hora entera. Dije que las cosas no estaban bien, les estaba gritando a los socorristas para que se metieran al agua, pero no entendieron lo que dije o no entendieron”

“Ella no respiraba. Fui lo más rápido que pude, como si fuera una final olímpica”.

Álvarez recibió atención médica junto a la piscina antes de ser trasladada en camilla.

En un comunicado en la página de Instagram de Natación Artística de EE.UU., Fuentes dijo que Álvarez sería evaluada por médicos el jueves antes de que se tomara una decisión sobre su participación en el evento por equipos del viernes.

Anita Álvarez, de Estados Unidos, es sacada en camilla de la piscina después de desplomarse durante la final libre en solitario de la natación artística en el 19° Campeonato Mundial FINA en Budapest, Hungría, el miércoles 22 de junio de 2022. (Foto AP/Anna Szilagyi)

Fuentes dijo:

Anita está bien: los médicos revisaron todos los signos vitales y todo está normal: frecuencia cardíaca, oxígeno, niveles de azúcar, presión arterial, etc… todo está bien.

A veces olvidamos que esto sucede en otros deportes de alta resistencia.

Maratón, ciclismo, campo a través… todos hemos visto imágenes en las que algunos atletas no llegan a la meta y otros les ayudan a llegar.

Nuestro deporte no es diferente a otros, solo en una piscina, superamos los límites y, a veces, los encontramos.

Anita se siente bien ahora y los médicos también dicen que está bien.

Mañana descansará todo el día y decidirá con el médico si puede nadar en las finales libres por equipos o no. Gracias por todos sus buenos deseos para Anita”.

Álvarez, quien terminó séptima en la final, se desmayó previamente después de una rutina durante un clasificatorio olímpico en Barcelona el año pasado.

Fuentes también la rescató en esa ocasión.