TAMPA, Fla. (WFLA) – La NFL anunció que ha castigado a los Miami Dolphins por violaciones de manipulación y otras ofensas, según un comunicado del martes.

El comunicado dice que una investigación de la NFL de seis meses involucró acciones cometidas entre 2019 y 2022 que plantearon dos preocupaciones: si los Dolphins intentaron manipular a un jugador y un entrenador bajo contrato y si perdieron juegos intencionalmente para mejorar su posición en el draft de 2020.

Según la NFL, los Dolphins violaron su política contra la manipulación en tres ocasiones diferentes al tener “comunicaciones inadmisibles” con el mariscal de campo de los Buccaneers, Tom Brady, y el entrenador en jefe de los New Orleans Saints, Sean Payton.

La investigación encontró que el vicepresidente de los Miami Dolphins, Bruce Beal, tuvo conversaciones por primera vez con Brady en agosto de 2019, mientras estaba bajo contrato con los New England Patriots, que continuaron hasta la postemporada de 2019.

La NFL dijo que estas comunicaciones comenzaron nuevamente en diciembre de 2021 cuando Beal y el presidente Stephen Ross conversaron con Brady sobre su incorporación a los Dolphins como socio ejecutivo de fútbol de socio limitado. Las discusiones incluyeron la posibilidad de que Brady también jugara para los Dolphins.

Los Dolphins también tuvieron conversaciones en enero de 2022 con el agente de Payton para que los entrenara sin el consentimiento de los Saints.

“Los investigadores encontraron violaciones de manipulación de alcance y gravedad sin precedentes”, dijo el comisionado de la NFL, Roger Goodell. “No conozco ningún caso anterior de un equipo que viole la prohibición de manipular tanto a un entrenador en jefe como a un jugador estrella, en perjuicio potencial de muchos otros clubes, durante un período de varios años. Del mismo modo, no conozco ningún caso anterior en el que la propiedad estuvo tan directamente involucrada en las violaciones”.

En cuanto a las acusaciones de “tanque”, la NFL dijo que no encontró evidencia de que los Dolphins hayan perdido juegos intencionalmente en la temporada 2019.

“Los Dolphins compitieron duro para ganar todos los juegos, incluso al final de la temporada cuando vencieron a Cincinnati y New England, a pesar de empeorar la posición de Miami en el draft de 2020”, dijo el informe de la NFL.

La NFL dijo que Ross hizo declaraciones en la temporada 2019 de que el posicionamiento de los Dolphins en el draft 2020 importaba más que las victorias del equipo, pero después de que el entrenador en jefe Brian Flores expresó su preocupación por priorizar el draft sobre las victorias de su equipo, los altos ejecutivos del club respondieron asegurándole que apoyaron al equipo y no querían que perdiera.

Según el informe, Ross le hizo una oferta de $100,000 a Flores para que perdiera juegos, pero se determinó que no era una oferta seria.

“Incluso si se hace en broma y no pretende ser tomado en serio, los comentarios que sugieran que la posición en el draft es más importante que ganar pueden malinterpretarse y conllevar un riesgo potencial innecesario para la integridad del juego”, dijo Goodell. “Los comentarios hechos por el Sr. Ross no afectaron el compromiso del entrenador Flores de ganar y los Dolphins compitieron para ganar todos los juegos. El entrenador Flores es digno de elogio por no permitir que ningún comentario sobre la importancia relativa de la posición en el draft afecte su compromiso de ganar. durante toda la temporada”.

Como resultado de su investigación, la NFL suspendió a los Dolphins de la selección de primera ronda del draft de 2023 de la NFL y de la selección de tercera ronda del draft de 2024.

Ross fue multado con $1.5 millones y suspendido hasta el 17 de octubre, prohibiéndole estar en las instalaciones de los Dolphins y representar al club en cualquier evento. Tampoco podrá asistir a una reunión de la Liga antes de la reunión anual de 2023 y fue retirado de todos los comités de la NFL por tiempo indefinido.

Beal también fue suspendido de las reuniones de la NFL por el resto de la temporada 2022 y recibió $500,000.