(NewsNation) – El foco del drama de World Wrestling Entertainment (WWE) dejó el ring y entró en la sala de juntas cuando los rumores de venta y las luchas de poder familiares culminaron una semana de agitación en la organización de lucha libre más grande del mundo.

Los rumores de la venta de WWE al Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudita hicieron que las acciones subieran hasta un 7% antes de caer cuando los rumores resultaron ser meras especulaciones.

El PIF es el mismo fondo respaldado por el gobierno saudita que sacudió recientemente a la PGA cuando inició LIV Golf. PIF también ha invertido mucho en las carreras de Fórmula Uno.

La WWE, sin embargo, indicó que era probable una venta la semana pasada con la reorganización de su directorio.

“Vince McMahon, él regresará, y parece ser solo en este papel y encabezando las negociaciones de derechos y una posible venta”, dijo John Pollock, reportero de POST Wrestling.

El regreso de McMahon a la junta se anunció la semana pasada, varios meses después de que se retirara en desgracia cuando una investigación interna determinó que el director ejecutivo y presidente de toda la vida gastó millones de dólares en dinero de la empresa en supuestos pagos secretos.

“Hay múltiples acusaciones contra Vince McMahon y esencialmente él regresará, y sin disculparse por esto, sin negar las acusaciones, y no enfrentará ninguna consecuencia”, dijo Pollock. “De hecho, está siendo recompensado por regresar”.

El martes, la hija de McMahon, Stephanie McMahon, anunció su renuncia como codirectora ejecutiva de WWE. Ese mismo día, la compañía dijo que su padre tenía suficientes votos para convertirse en presidente ejecutivo de la junta.

La WWE se encuentra actualmente en medio de un acuerdo de 10 años con Arabia Saudita y realiza dos eventos a gran escala anualmente en el país.

Los críticos dicen que el interés del gobierno saudita en la WWE es otro ejemplo del uso del entretenimiento para reformar su imagen pública.

Si ocurriera una venta de WWE, no sería un desarrollo de la noche a la mañana. Como una empresa que cotiza en bolsa, esa información tendría que ser reportada a los accionistas.