DOHA (AP) — El extremo Ángel Di María superó una molestia muscular y entrenó el miércoles con normalidad por Argentina, mientras el volante Rodrigo De Paul ni pisó el campo debido a una contractura a dos días del partido ante Holanda por los cuartos de final de la Copa del Mundo.

Di María fue parte de la práctica de fútbol en la Universidad de Qatar y está en condiciones de regresar al equipo titular tras ausentarse contra Australia en los octavos de final por una dolencia en el cuádriceps derecho.

Lionel Messi de Argentina, a la derecha, y Ángel Di María corren durante el entrenamiento oficial de Argentina, antes del partido de cuartos de final de la Copa Mundial de fútbol entre Argentina y Holanda, en el estadio de la Universidad de Qatar, en Doha, Qatar, el martes 6 de diciembre de 2022. (AP Foto/Jorge Sáenz)

Si está en condiciones físicas, el delantero de la Juventus será parte de la ofensiva junto al capitán Lionel Messi y Julián Álvarez, los dos máximos goleadores de Argentina en esta Copa del Mundo con tres y dos goles, respectivamente.

Pero la jornada se vio opacada por la ausencia de Rodrigo De Paul, un estandarte del mediocampo que no fue parte del entrenamiento en campo y trabajó con un kinesiólogo por una contractura en el isquiotibial derecho, según informó la oficina de prensa de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Si bien no está descartado ante Holanda, que no haya sido parte de la práctica de fútbol formal a dos días del partido abre dudas sobre su presencia en el equipo. Sería una baja muy sensible para el técnico Lionel Scaloni, ya que De Paul es el jugador con más partidos en su ciclo (48).

En caso de que el volante del Atlético Madrid no esté disponible, Leandro Paredes volvería al equipo tras quedar relegado a la banca desde el aciago debut ante Arabia Saudí en primera ronda.

Argentina, campeón en 1978 y 1986, buscará meterse en la semifinal del Mundial por segunda vez en los últimos 32 años. La última fue en 2014 y venció casualmente a Holanda por penales.