MATAWAN, NJ (WFLA) – La venta de lo que se suponía que sería el balón del último pase de touchdown del mariscal de campo de los Tampa Bay Buccaneers, Tom Brady, no se llevará a cabo.

Action Network informó que el comprador y Lelands Auctions, el vendedor de la pelota, llegaron a un acuerdo mutuo para anular la venta de $518,000.

El balón, que fue un pase de touchdown de 55 yardas a Mike Evans en la derrota de los Bucs por 30-27 ante el eventual campeón del Super Bowl Los Angeles Rams, se vendió el 12 de marzo. Desafortunadamente, para el vendedor, eso fue solo un día antes de que Brady puso fin a su breve retiro.

La casa de subastas que incluyó la pelota ayudó a anular la venta, según Action Network, quien habló con el abogado del comprador, Jeffrey Lichtman.

“En ese momento, era una descripción honesta”, dijo Lichtman a Action Network.

El comprador tampoco pagó nunca por la pelota.

Tardó un mes en anunciar el vacío porque según ESPN, todas las partes involucradas querían ver si Brady seguiría jugando. Todas las señales en la temporada baja apuntan a que él saldrá al campo la próxima temporada.

Entonces, ¿qué le sucede a la pelota ahora?

ESPN informó que el propietario de la pelota todavía quiere ponerla a la venta y, a pesar de la caída en el valor, varios compradores están interesados.