MADRID (AP) — La última vez que Karim Benzema estuvo en una final de la Liga de Campeones fue en un papel de apoyo a Cristiano Ronaldo.

Era un delantero más en un Real Madrid en que el astro portugués acaparaba la mayor parte de la atención.

Será muy diferente cuando Benzema salte a la cancha el fin de semana en la final de la Champions contra el Liverpool en los suburbios de París.

Benzema ha pasado de ser uno de los compañeros de Cristiano al elemento más importante del Madrid, y el sábado podría coronar su mejor temporada con un quinto título de la Liga de Campeones.

Una victoria le permitirá a él y a varios otros jugadores del Madrid empatar a Cristiano con la mayor cantidad de trofeos de la Champions. También dejaría al delantero francés en una posición de mando para ganar el Balón de Oro al mejor futbolista del año.

“Estoy muy orgulloso, es una temporada muy buena para mí a nivel de goles, asistencias, victorias y trofeos”, sostuvo el jugador de 34 años.

Benzema anotó 44 goles en 45 partidos con su club esta temporada e igualó a la leyenda madridista Raúl González como el segundo máximo goleador del equipo, con 323 dianas, solo por detrás de las 451 de Cristiano.

Desde que la estrella de Portugal se fue del equipo en 2018, Benzema ha sido el máximo goleador del Real Madrid cada temporada. Cristiano había asumido ese rol durante los nueve años previos.

Sin duda este ha sido un año histórico para el delantero, que de antemano ha ayudado al Madrid a ganar la Liga española y la Supercopa de España. Fue el máximo anotador de la Liga española con 27 goles y de la Champions con 15 dianas en 11 partidos.

“Es una final contra un equipo muy fuerte, pero tenemos confianza porque nosotros también somos fuertes. Tenemos que centrarnos en nuestro juego y hacerlo juntos, con nuestra afición”, dijo.

Benzema fue crucial para el conjunto merengue en su carrera hacia la final europea, anotando 10 goles tan solo en los octavos de final, incluidos tripletes contra el Paris Saint-Germain en octavos y el Chelsea en los cuartos. También marcó el gol decisivo en la prórroga que permitió al Real Madrid eliminar al Manchester City en el partido de vuelta de semifinales.

Llegará a la final del sábado habiendo marcado 20 goles en sus últimos 16 duelos en todas las competiciones.

Benzema afirmó que no sentirá ninguna presión adicional debido a su éxito esta campaña.

“La única presión que voy a tener es entrar en el campo. Una vez allí se quita”, subrayó. “La preparación es igual. Hay que disfrutar y queremos que la afición esté feliz. Estamos bien, concentrados, preparando la semana antes del partido del sábado. No hay nada de presión y hay que disfrutar”.