LONDRES (AP) — Lionel Messi levantó el segundo trofeo con Argentina en menos de un año al vencer 3-0 a Italia el miércoles en la “finalissima” entre los últimos campeones de Sudamérica y Europa.

Los goles fueron convertidos por los delanteros Lautaro Martínez, Ángel Di María y Paulo Dybala, a los 28 , 45 y 90 minutos, respectivamente, en el estadio Wembley de Londres, la emblemática “Catedral del Fútbol” en la que la Albiceleste nunca había ganado un partido.

La denominada “Finalissima”, de carácter oficial, reeditó la antigua Copa Artemio Franchi que disputaban los campeones continentales hasta 1993. Argentina había sido su último vencedor.

“No tiene precio esto, estamos felices por el presente, por el juego. En este grupo pasan cosas importantes”, destacó Martínez. “Sería hermoso (que el mundial comience ahora), pero tenemos que ser conscientes que todavía faltan un par de meses y tenemos que corregir cosas”.

Con este triunfo, el seleccionado argentino estableció una nueva marca de partidos invictos (32) y despejó algunas dudas en torno a su verdadero potencial a pesar de conquistar la Copa América en 2021, con la cual rompió un maleficio de 28 años sin títulos. Además, se clasificó al mundial de Qatar sin sobresaltos.

Pero al equipo dirigido por Lionel Scaloni se le reclamaba una prueba ante un rival europeo con historia. La Azzurra ganó la Eurocopa también el año pasado, pero sorpresivamente se quedó fuera del Mundial por segunda vez consecutiva.

Como ya es costumbre, Messi fue una vez más el mentor del gol en Argentina. El también 10 del PSG recibió una pelota que su compañero Nicolás Tagliafico había recuperado en el campo rival, le ganó un cuerpo a cuerpo al lateral Giovanni Di Lorenzo en el área y tocó al medio para Martínez, que definió con la derecha.

El atacante del Inter de Italia asumiría luego el papel de asistidor para que Di María, con una exquisita definición de zurda, quebrara por segunda vez al arquero Gianluigi Donnarumma, hasta hace una semana su compañero en el PSG. Di María no renovó contrato con el club francés y es pretendido por varios equipos.

Con un Messi superlativo, Argentina dominó a placer el segundo tiempo. Pero Donnarumma evitó una catástrofe mayor para los italianos hasta que en tiempo cumplido Dybala saltó desde la banca y tras combinar con Messi definió cruzado de zurda el tercero.

Argentina, campeón mundial en 1978 y 1986, será parte del grupo C junto a Arabia Saudí, Polonia y México en la Copa del Mundo.