EL PASO, Texas (Informe fronterizo) – El juez del condado de El Paso, Ricardo Samaniego, y el alcalde Oscar Leeser se están preparando para emitir declaraciones de emergencia a medida que la cantidad de detenciones de migrantes continúa aumentando y se avecina el fin del Título 42.

“(Es) no necesariamente por la incapacidad de manejarlo, no quiero que nadie crea que se basa en eso, pero podemos obtener los fondos que son necesarios para continuar con un enfoque muy humanitario”, dijo Samaniego el jueves en un reunión especial del Tribunal de Comisionados del Condado.

Juez del Condado de El Paso Ricardo Samaniego (cortesía del Condado de El Paso)

Samaniego dijo que las órdenes (la ciudad y el condado emitirán declaraciones separadas) permitirán que cada entidad solicite dinero ahora de la Administración Federal para el Manejo de Emergencias.

“En el peor de los casos, tendríamos que encontrar un lugar grande para abordar ese problema en lugar de tenerlo en toda la comunidad”, dijo.

Samaniego y Leeser podrían emitir las declaraciones el jueves. La fiscal adjunta del condado, Christina Sánchez, dijo que el juez tiene autoridad según la ley estatal para emitir una declaración de emergencia en “un aviso de un momento”, pero que la Comisión del Condado tendría que aprobar en su próxima reunión o expiraría.

Lo mismo se aplica a la ciudad, donde Leeser puede firmar una orden hoy y el Ayuntamiento la revisaría la próxima semana. El tema ya figura en la agenda de la sesión de trabajo del consejo del lunes.

La planificación para una emergencia migratoria en El Paso ha estado en curso desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades anunciaron que el 23 de mayo levantarían el Título 42. Esa es la orden de salud pública que ha permitido a los agentes fronterizos expulsar rápidamente a los migrantes recién llegados desde marzo de 2020 para detener la transmisión transfronteriza de COVID-19.

Los gobernadores republicanos han demandado para detener el fin del Título 42, diciendo que es la última línea de defensa para contener una ola histórica de migración irregular. Un juez emitió una orden temporal para detener el fin del Título 42, pero la oleada de inmigrantes solo ha seguido aumentando.

Samaniego dijo que la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos reportó 1,500 detenciones en el sector de El Paso hace dos días. Y el domingo pasado, las instalaciones de inmigración y los refugios sin fines de lucro en la ciudad estaban tan abrumados que los agentes fronterizos tuvieron que liberar a 119 migrantes en una estación de autobuses del centro de El Paso.

“Ayer nos reunimos con 150 agentes en el centro de mando. La estrategia es ‘qué pasaría si’ y cómo lo abordamos. En este momento, la fruta al alcance de la mano es que necesitamos un centro de procesamiento… (ayudar) al 35 por ciento de las personas (liberadas por los oficiales de inmigración) para que puedan obtener sus boletos y seguir adelante. Estamos combinando eso con el espacio de refugio”, dijo.

Justo un día antes, el jefe de la red de refugios para migrantes más grande de El Paso y el sur de Nuevo México pidió ayuda a los funcionarios locales y al gobierno federal. Rubén García de Annunciation House dice que tiene pocos voluntarios y quiere que la ciudad y el condado se hagan cargo de su refugio más grande, para que su personal pueda operar refugios administrados por la iglesia más días de la semana y recibir más inmigrantes.

La Casa de la Anunciación ha recibido 4,400 migrantes liberados por agentes fronterizos en los últimos 10 días. Y eso es con el Título 42 todavía vigente.

El jueves, el personal de la ciudad le pidió a Leeser que firmara una declaración de emergencia para obtener el dinero estatal y federal necesario antes de la terminación del Título 42.

La Oficina de Manejo de Emergencias y los funcionarios de la ciudad “han estado buscando identificar posibles sitios que las organizaciones no gubernamentales, los socios estatales y federales puedan utilizar y que la ciudad y el OEM puedan aumentar”, dijo la ciudad en un comunicado.

Los funcionarios de la ciudad caracterizaron la situación de los migrantes como “fluida” y dijeron que continúan monitoreándola y planificando su respuesta en consecuencia.

“Estamos extremadamente agradecidos con todos nuestros socios, incluidas las ONG, los líderes del condado, estatales y federales que entienden el extraordinario impulso colaborativo que se necesita”, dijo el administrador adjunto de la ciudad, Mario D’Agostino.