SAN JUAN, Puerto Rico (WFLA/Tampa Hoy) — A medida que la presencia de FEMA en la isla se solidifica para responder al huracán Fiona, la Comisión de Derechos Civiles de Estados Unidos advierte sobre la repetición de errores cometidos después del huracán María.

El presidente Joe Biden aprobó una declaración de desastre mayor para Puerto Rico mientras se recupera del huracán Fiona, dijo el miércoles en Twitter el gobernador Pedro Pierluisi.

La declaración otorgará acceso a asistencia pública e individual de emergencia para los residentes afectados por la tormenta.

La administradora de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Deanne Criswell, comenzó a recorrer las comunidades afectadas en Puerto Rico el martes, realizando evaluaciones iniciales de daños para respaldar la solicitud del gobernador.

Las estimaciones oficiales sobre los daños causados ​​por Fiona llegarán más tarde cuando el personal del gobierno visite más comunidades y los expertos cuantifiquen las pérdidas, dijo Criswell en una conferencia de prensa el miércoles.

“Ahora que nos encontramos respondiendo a Fiona, tendremos la oportunidad” de reconstruir carreteras y puentes dañados de una manera más resistente “para que puedan soportar impactos futuros”, dijo Criswell.

Alrededor del 41% de todos los clientes del servicio de agua, o más de 520,000, todavía no tenían acceso al agua hasta el miércoles por la mañana, según la Autoridad de Agua y Alcantarillado de Puerto Rico.

Un mayor número de puertorriqueños también se quedan sin electricidad.

Las fuertes lluvias del huracán han provocado deslizamientos de tierra, destruyendo carreteras y dejando a decenas de familias varadas en muchos pueblos.

El comisionado para el Manejo de Emergencias de Puerto Rico, Nino Correa, dijo en la conferencia de prensa que su agencia está trabajando para ayudar a las familias varadas en los pueblos de Salinas, Moca, Villalba, Orocovis, Jayuya, Juana Díaz, Yauco y Utuado.

Las lluvias torrenciales de Fiona han desbordado ríos y pequeños arroyos, causando “turbulencias” en los cuerpos de agua de donde los consumidores obtienen su suministro de agua, dijo Pierluisi. “Sería irresponsable brindar el servicio de agua a los clientes cuando el agua no es segura para beber”, dijo.

Otro comisionado, Debo Adegbile, dijo que si bien es demasiado pronto para evaluar el alcance total del daño de Fiona y la respuesta federal posterior, “lo que estamos presenciando recuerda lo que presenciamos cuando María devastó la isla hace cinco años”.

Fiona arrojó casi 60 centímetros (2 pies) de lluvia en algunas partes de Puerto Rico para después azotar el este de la República Dominicana y las islas Turcas y Caicos.

Con fuerza de huracán de categoría 4, la tormenta se enfila hacia las cercanías de las Bermudas y podría alcanzar el extremo oriental de Canadá a última hora del viernes, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

The Associated Press contribuyó con este informe.