CIUDAD DE MÉXICO, México (WFLA/Tampa Hoy) — Un terremoto de magnitud 6.8 en la escala de Richter sacudió el occidente y centro de México la madrugada del jueves.

Este sismo ocurre a solo tres días de otro terremoto con epicentro en el estado occidental de Michoacán y de magnitud 7.6, según reportes del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Al menos dos personas murieron como resultado del terremoto en la Ciudad de México, tuiteó el jueves la alcaldesa Claudia Sheinbaum. Una mujer cayó por las escaleras de su casa y se golpeó la cabeza, y un hombre sufrió un infarto.

Un video compartido por la usuaria de Twitter @ambeeralcocer muestra el cielo de la Ciudad de México durante el movimiento telúrico del jueves por la madrugada. En el video se escuchan las alarmas sísmicas pero también se pueden ver en el horizonte unas luces en forma de destellos o relámpagos.

De inmediato, los usuarios en las redes sociales se percataron del fenómeno.

“¿Las luces son de que estaba lloviendo o son como las de hace 5 años?”, pregunta un usuario en el hilo del video en Twitter. “El día estuvo perfecto hoy, no llovió estuvo soleado”, responde la creadora del tuit original. Y agrega: “Hace un año el 07 de septiembre también habían luces en el cielo”.

Más usuarios proveían una supuesta explicación del fenómeno observado.

“Esas luces son por el choque de las placas tectónicas por la energía un gran fenómeno de la naturaleza”, dice un usuario.

Otra usuaria de Twitter escribe: “Las luces en el cielo son por la fricción de las capas de la tierra”.

¿Qué son las luces o destellos ocurridos antes o después de un gran sismo?

El Servicio Geológico de los Estados Unidos explica que estos fenómenos “como relámpagos, bolas de luz, serpentinas y resplandores constantes, reportados en asociación con terremotos, se denominan luces sísmicas (EQL)”.

Luego explican que debido a opiniones diferentes entre los expertos, “se han propuesto hipótesis basadas en la física para explicar clases específicas de informes EQL, como los que se encuentran en las inmediaciones de la falla causante en el momento de un gran terremoto”. Agregan que “algunos informes de EQL han resultado estar asociados con la formación de arcos eléctricos debido a las sacudidas de las líneas eléctricas”.

Al analizar 65 incidentes de luces sísmicas en busca de patrones en el estudio de 2014, Friedemann Freund, un profesor adjunto de la Universidar Estatal de San José y sus colegas teorizaron que las luces son causadas por cargas eléctricas activadas en ciertos tipos de rocas durante la actividad sísmica, “como si encendiera una batería en la corteza terrestre”, explica la revista National Geographic.

Un estudio anterior propuso que el estrés tectónico creaba el llamado efecto piezoeléctrico, en el que las rocas que contienen cuarzo producen fuertes campos eléctricos cuando se comprimen de cierta manera. Pero una de las complicaciones en el estudio de las luces sísmicas es, por supuesto, que son impredecibles y de corta duración. En un intento de evitar esto, algunos científicos han intentado recrear el fenómeno en el laboratorio.

En un estudio dirigido por un físico de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey y publicado en 2014, granos de diferentes materiales (harina, discos de plástico, yeso) produjeron picos de voltaje cuando se agitaron. Los científicos atribuyeron este efecto a la fricción entre los granos, lo que contradiría tanto la teoría piezoeléctrica como la de Freund.