CARACAS (AP) — La oposición venezolana eligió el jueves a la exdiputada Dinorah Figuera como nueva presidenta de la Asamblea Nacional de 2015 en reemplazo de Juan Guaidó luego de la eliminación del gobierno interino que dirigía. Figuera tendrá el reto de dar forma a una comisión que se encargará de resguardar los activos venezolanos en el exterior.

Figuera, médica de profesión, fue concejal de Caracas y luego elegida diputada en 2010 y 2015. Ha vivido el exilio en España y en su primer discurso aseguró que no le “amilana” asumir el liderazgo de la instancia que desafía al gobierno socialista de Nicolás Maduro.

La nueva presidenta convocó a buscar la “unidad” dentro del Parlamento sobre la estrategia política a seguir. También aseguró que la Asamblea está comprometida con el “camino de la negociación” que adelantan en México sectores de la oposición y el gobierno de Maduro y con la búsqueda de una salida por la vía electoral.

“Saludamos y le damos la bienvenida a todo el camino que nos puedan generar en construir el camino de la protección de los activos”, señaló Figuera.

Los exdiputados que votaron hace una semana por la eliminación del interinato propusieron crear una comisión encargada de administrar los activos estatales en el exterior, manteniendo las juntas ad hoc del Banco Central de Venezuela y de la estatal petrolera PDVSA que controla la refinadora Citgo, con sede en Houston. Algunos exdiputados han advertido que sin el gobierno interino que funcionó desde 2019, los activos quedarían en peligro.

Estados Unidos, país que no reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo, ratificó el martes su apoyo a la Asamblea Nacional de 2015 por considerarla la ”última institución democrática que queda en Venezuela” y reconoció su apoyo al acuerdo de la oposición de extender su mandato, informó la oficina del portavoz del Departamento de Estado. Esto incluye la decisión de dar fin a la figura de gobierno interino.

La Asamblea Nacional elegida en 2015 con mayoría opositora sigue funcionando de manera simbólica pese a que su mandato terminó en 2021 debido a que los opositores -muchos de ellos en el exilio- no reconocen como legítimas las elecciones de 2020 en las que la Asamblea Nacional se renovó y Maduro recuperó su control.

La Asamblea oficialista también se reunió el jueves en Caracas para inaugurar un nuevo periodo legislativo para el periodo 2023-2024. Con una mayoría visible en el hemiciclo, el diputado Jorge Rodríguez -cercano a Maduro- fue reelecto y juramentado como presidente de la Asamblea.

Diosdado Cabello, primer vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, propuso que Rodríguez continuara en el cargo. Durante su intervención, Cabello insistió en que es este el único poder legislativo del país. “Allá quienes les encanta vivir de la fantasía y les encanta vivir de sueños”, agregó.

A pesar de la crisis económica y política que atraviesa el país desde hace varios años, por la que más de siete millones de venezolanos han emigrado, Maduro continúa aferrado al poder. En los últimos meses ha intentado reconstruir su reconocimiento internacional y reanudado relaciones diplomáticas con países fronterizos como Colombia y Brasil.

——-

Suárez reportó desde Bogotá, Colombia.