PANAMÁ (AP) — Obreros de la industria de la construcción y educadores retomaron el miércoles las movilizaciones callejeras para demandar al gobierno el cumplimiento de acuerdos como la rebaja de los alimentos alcanzados en un reciente diálogo que apaciguó las mayores protestas en años en Panamá.

Los acuerdos a los que llegaron los sectores descontentos, incluyendo a los maestros, dirigentes obreros, sociales e indígenas, con el gobierno también incluyeron la rebaja en los precios de la gasolina y un mayor presupuesto para la educación.

Sin embargo, los dirigentes de las protestas sostienen que no ven una rebaja en el costo de los alimentos, pese a que el gobierno aprobó congelar el precio a 72 productos de la canasta básica. Denuncian asimismo que reciben quejas de conductores que señalan que algunas estaciones de expendio de gasolina no aplican la rebaja fijada, de 3.25 dólares el galón.

Desde temprano obreros del poderoso sindicato de la construcción cerraron de manera intermitente concurridas avenidas en la capital panameña y en las periferias, aunque en menor magnitud que los bloqueos del mes pasado. Mientras que los educadores convocaron a manifestaciones en todo el país al mediodía y al término de la jornada escolar.

“Se supone que ya en el tema de la canasta básica de alimentos debería el pueblo sentir que allí hay un alivio, pero no ha ocurrido… el gobierno no ha garantizado el cumplimiento” de los acuerdos alcanzdos en un diálogo que arrancó hace tres semanas, aseguró Marco Andrade, dirigente de la Coordinadora Nacional de Unidad Sindical.

El gobierno sostiene que no se justifican los cierres de carretera mientras se dan las conversaciones, las cuales se reanudan el jueves tras un receso de cinco días. Los cuatro últimos temas pendientes de una lista de ocho considerados prioritarios tienen que ver con la rebaja de la tarifa eléctrica; la situación financiera del programa de seguridad social y de cómo enfrentar la corrupción.

El sector empresarial exige, por su parte, ser incluido en el diálogo. “Estamos hablando de control de precios, de una situación que va en deterioro de la empresa privada”, sostuvo Temístocles Rosas, presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas.