TAPACHULA, México (AP) — Justo cuando los líderes de América están a punto de iniciar una cumbre continental en Los Ángeles para abordar, entre otros temas, el creciente flujo migratorio, un nuevo grupo de migrantes salió caminando del sur de México con el fin de que los mandatarios del continente vuelvan los ojos hacia ellos.

Luis García Villagrán, del Centro de Dignificación Humana, un activista que acompaña a la caravana formada sobre todo por centroamericanos, venezolanos y caribeños, dijo que la intención es dejar claro a los presidentes americanos que “las mujeres y los niños migrantes, las familias migrantes, no somos moneda de cambio de intereses ideológicos y políticos” y que ”la frontera sur no es patio trasero de nadie”.

Esta caravana es la mayor que se ha formado este año. En los meses pasados y también durante 2021 ha sido constante el goteo de grupos que salieron de Tapachula, en la frontera con Guatemala, donde no dejan de acumularse migrantes. La mayoría se quejan de la lentitud de los trámites para solicitar refugio y de tener que pasar meses varados en una ciudad donde malviven y no tienen trabajo.

Aunque alguno de los grupos fue disuelto por la fuerza, en los últimos meses las autoridades mexicanas optaron por disolverlos ofreciéndoles autobuses y la posibilidad de regularizar su situación en otros estados para descongestionar el sur.

La Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado, la entidad oficial que gestiona las peticiones, batió el año pasado todos sus récords al recibir más de 130,000 solicitudes, el triple que en 2020 cuando apenas superaron las 40,000.

En lo que va de 2022, según sus cifras, ya se han recibido casi 50,000 solicitudes, un 20% más que el mismo periodo del año pasado.

Los extranjeros decidieron caminar hacia el norte debido a los largos tiempos de espera en sus trámites de regularización antes las oficinas del Instituto Nacional de Migración y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.

Además es una forma de protesta cuando inicia la Cumbre de las Américas para hacer visible la crisis migratoria que enfrenta el continente.

Esta sería la séptima caravana que este año busca salir de Tapachula, una ciudad de la frontera con Guatemala que activistas y organizaciones han llamado una “cárcel” porque incluso a migrantes que han obtenido algún documento no les permiten avanzar hacia otros estados porque cuando lo intentan son detenidos y retornados a la frontera sur.

El Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional desplegaron por su parte un operativo sobre la carretera costera de Chiapas para disuadir a los extranjeros de su intento de salir caminando de la región.

Los migrantes de Honduras, Cuba, Haití, Venezuela, Nicaragua, El Salvador y Guatemala son quienes encabezan la lista de peticiones.