CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El huracán Agatha, el primero de la temporada en el Pacífico oriental, se dirigió el lunes a un tramo de playas turísticas y pueblos de pescadores en la costa sur de México en medio de advertencias de peligrosas marejadas ciclónicas e inundaciones por fuertes lluvias.

Después de formarse el domingo, Agatha ganó rápidamente fuerza y se pronostica que tocará tierra como un fuerte huracán de categoría 2 o 3 el lunes por la tarde o por la noche, dijo el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU.

Se movía hacia el área cercana a Puerto Escondido y Puerto Ángel en el estado sureño de Oaxaca, una región que incluye los tranquilos centros turísticos de Huatulco, Mazunte y Zipolite.

El centro de huracanes dijo que Agatha podría “traer una marejada ciclónica extremadamente peligrosa y vientos que amenazan la vida”.

El lunes temprano, Agatha tenía vientos máximos sostenidos de 175 kph (110 mph), solo 1 mph por debajo del umbral para una categoría 3, dijo el centro de huracanes. El centro de la tormenta estaba a unos 110 kilómetros (65 millas) al suroeste de Puerto Ángel y se dirigía hacia el noreste a 9 kph (6 mph).

Se esperaba un pequeño cambio en la fuerza antes de que la tormenta toque tierra, según el centro de huracanes. Hay una alerta de huracán entre el puerto de Salina Cruz y las Lagunas de Chacahua.

La oficina de defensa civil en Oaxaca publicó fotos el domingo de pescadores arrastrando sus botes en las playas para protegerlos de la tormenta mientras las bandas iniciales avanzaban por tierra.

Las autoridades municipales de Huatulco ordenaron “el cierre absoluto” de todas las playas del balneario y sus famosas siete bahías, a muchas de las cuales solo se puede llegar en barco. También cerraron las escuelas locales y comenzaron a establecer refugios de emergencia para tormentas.

Hacia el oeste, en Zipolite, conocida desde hace mucho tiempo por su ambiente bohemio y de playa donde la ropa es opcional, el personal del pequeño hotel Casa Kalmar recogió muebles de exterior y colocó contraventanas de madera para evitar que los fuertes vientos rompan las ventanas y puertas de vidrio.

“La mayor preocupación aquí es el viento”, dijo la gerente del hotel, Silvia Ranfagni.

Con solo un huésped, y muchas cancelaciones debido al huracán, Ranfagni planeó llevar a Agatha a la propiedad, que está a tres o cuatro cuadras de la playa.

“Voy a encerrarme aquí con mis animales”, dijo, refiriéndose a su perro y gatos.

El Centro Mexicano de la Tortuga, un antiguo matadero convertido en centro de conservación en Mazunte, anunció que estaba cerrado a los visitantes hasta nuevo aviso debido al huracán.

El Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. dijo que se esperaba que la tormenta arrojara de 10 a 16 pulgadas (250 a 400 milímetros) de lluvia en partes de Oaxaca, con máximos aislados de 20 pulgadas (500 milímetros), lo que representa la amenaza de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.