TEGUCIGALPA, Honduras (WFLA/Tampa Hoy) — Un grupo de hombres fuertemente armados mataron al hijo del expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa y a otros tres hombres cuando salían de un club nocturno en la capital del país.

Un video de seguridad muestra que al menos cinco hombres armados bloquearon la salida de una rampa de estacionamiento el jueves por la madruga y sacaron a Said Lobo Bonilla y a otras tres personas de dos vehículos.

Los atacantes vestían lo que parecían ser chalecos de un escuadrón antipandillas de la policía.

Cuando los atacantes huyeron, parecía que uno había resultado herido y había que cargarlo hasta el vehículo en el que se transportaba.

El expresidente Lobo llegó a la escena del asesinato y dio declaraciones a la prensa local en las que compartió que su hijo no llevaba guardaespaldas y que su otro hijo se encontraba en la escena.

“El otro hijo mío… No le pasó nada porque él venía manejando el carro, el otro carro” dijo el exmandatario hondureño.

La policía hondureña, en una rueda de prensa, dijo que una pandilla era la responsable de haber cometido el crimen.

“El asesinato de cuatro jóvenes, entre ellos un hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, es atribuido a miembros de la Mara Salvatrucha. La intención es provocar caos, inestabilidad y terror”, dijo Gustavo Sánchez, director de la Policía Nacional de Honduras.

La presidente de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, envió sus condolencias al expresidente Lobo a través de su cuenta de Twitter. “Solidaria con ex Presidente Porfirio Lobo, Rosita, y familiares de jóvenes asesinados vilmente”. También, condenó las acciones de “escuadrones de la muerte” que operan en Honduras desde “hace años”.

Lorena Cálix, vocera del Ministerio Público, confirmó la muerte de Lobo Bonilla. El general retirado Romeo Vásquez Velásquez, exjefe del Estado Mayor Conjunto, dijo a medios locales que su sobrino Luis Zelaya también había sido asesinado.

The Associated Press contribuyó con este informe.