TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — El fiscal general de San Luis Potosí dijo que se investiga como delito de homicidio culposo el caso de Camila Martínez Mendoza, una pequeña de 3 años que fue declarada muerta y despertó durante su velorio, y murió horas después.

El fiscal general José Luis Ruiz Contreras indicó el pasado miércoles que se están realizando las investigaciones necesarias para determinar el momento en el que falleció la pequeña Camila para determinar las responsabilidades en el caso.

“Con peritajes y expertos se determinará caso de niña fallecida en Salinas, San Luis Potosí”, dijo el fiscal, según una publicación de la Fiscalía de San Luis Potosí en Twitter.

El miércoles 17 de agosto, Camila, de 3 años, sufría de dolores de estómago, vómitos y fiebre por lo que su madre, Mary Jane Peralta decidió llevarla al pediátra cerca de la comunidad La Herradura donde residen, en el municipio de Villa de Ramos en San Luis Potosí.

En entrevista con El Universal de San Luis Potosí, Mendoza relató que decidió llevar a Camila al Hospital Básico Comunitario de Salinas de Hidalgo tras haber sido diagnosticada con deshidratación. Tras ser examinada y tratada en el nosocomio, Camila fue dada de alta.

Tras el diagnóstico de otros dos médicos particulares, los padres de Camila regresaron al hospital donde la pequeña fue ingresada en calidad de urgencia.

Camila fue declarada muerta a las 12:15 a.m. del jueves 18 de agosto.

“Diez minutos después la tenían sin nada y desconectada, no le hicieron electrocardiograma. Yo llego y agarro a mi bebé, todavía me abraza, sentí las fuerzas de mi niña, me la quitan y me dicen: ‘es que ya déjala descansar en paz’”, relató la madre a El Universal.

El personal del hospital contrató un servicio funerario y la niña empezó a ser velada por su familia horas después el mismo jueves.

Durante el funeral, su madre y una de las abuelas de la menor, notaron que Camila aun respiraba y que sus ojos se movían, por lo que decidieron abrir el ataúd. Según la madre, una enfermera ahí presente confirmó que la menor tenía signos vitales.

Camila fue declarada muerta, una segunda vez, el jueves a las 6 p.m. La segunda acta de defunción declara que la pequeña había muerto de edema cerebral, falla metabólica y dehidratación.

Según el medio Dallas News, la madre de Camila cuenta que el padre de la menor recientemente se había mudado a los Estados Unidos para obtener mejores ingresos.

“Él decía: ‘le voy a mandar todo lo que ella quiera'”, relató Mendoza al medio.