TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) – Un accidente vial ocurrido durante el fin de semana al norte de México permitió que las autoridades mexicanas rescataran a 110 personas del interior de un tráiler, tras escuchar ruidos, el llanto de niños y gritos pidiendo auxilio.

El Instituto Nacional de Migración, en una publicación el domingo, compartió los hallazgos de un incidente que ocurrió el sábado al que describen como “evidencia (de) que Nuevo León es territorio de los traficantes de personas”.

Según la publicación, policías municipales que atendían un choque en el Municipio de Pesquería, en el estado norteño de Nuevo León alcanzaron a escuchar ruidos provenientes del interior del contenedor de un tráiler. Al inspeccionarlo, encontraron hacinados a 110 individuos, quienes se presume son migrantes, entre ellos niños, de diferentes nacionalidades.

Se informó que los agentes que atendieron el accidente vial entre el tráiler y un vehículo cuestionaron a ambos conductores sobre el percance. Sin embargo, notaron que el chofer de la unidad de carga, quien fue identificado como José, se puso nervioso y se mostró evasivo.

“Al cuestionarle la situación en la vialidad (el conductor del tráiler) manifestaba nerviosismo e inconsistencias”, dijo una fuente policial. En ese momento los oficiales escucharon ruidos de gente y llantos de niños. “El camión se encontraba lleno de personas que pedían auxilio debido al confinamiento en el que se encontraban”.

Al quedar evidenciado el tráfico de migrantes, el conductor del tráiler fue detenido y puesto a disposición de un fiscal de la Fiscalía General de la República de México.

Según el informante, los migrantes dijeron ser originarios de El Salvador, Honduras y Cuba. Todos quedaron a disposición del Instituto Nacional de Migración.

En el mismo reporte del Instituto de Migración se informa que los traileros reciben hasta $60 mil pesos mexicanos (casi $3,000 dólares americanos) por migrante.

Este rescate ocurre solo cinco días después del descubrimiento de un contenedor de tráiler en San Antonio, Texas donde 53 personas perdieron la vida por viajar en el interior de dicho remolque sin ningún sistema de ventilación, refrigeración ni ventanas. Además, sin agua y con temperaturas por encima de los 90ºF.